Comida mediterránea, una gran opción para enamorar a tu pareja y amigos

En este mes de amor y amistad sorprende a tus seres queridos con alternativas gastronómicas originales para todos los gustos.

La cocina fresca, tradicional, de ingredientes extraordinarios y con los secretos ancestrales de la cultura mediterránea, es la protagonista de La Casa de Andrei, un espacio que reúne en un mismo lugar propuestas de comida italiana, francesa, española, mediterránea y griega.

Este lugar es un compendio de cinco restaurantes con amplia variedad gastronómica, guardando cada uno su identidad individual, pero todos bajo el mundo mediterráneo de Andrei: comida ordinaria de sitios extraordinarios.

"No sé exactamente cuándo nació mi pasión por la comida mediterránea o si siempre existió. Mis orígenes son rumanos y Rumania pertenece a la península Balcánica, los Balcanes estuvieron bajo el imperio otomano greco turco y también romano, por eso se llama Rumania, porque fue provincia romana; entonces hay una gran influencia de la comida italiana, por ejemplo, la Polenta, que en rumano se llama Mamaliga, o como la comida greco-turca que es netamente Mediterránea. Lo demás es historia: viajes, libros, contactos y experiencias que he vivido tanto de la gastronomía, como de la cultura mediterránea", comenta Andrei Farkas.

La historia gastronómica de Andrei en Bogotá empezó desde 1987, cuando abrió su primer restaurante 'Classic de Andrei'; hoy cuenta con seis restaurantes temáticos: Italia Rústica, La Provence, Grecia, Mediterranea, El Muelle y el Wine Depot and Lounge, en donde la pasión por la gastronomía mediterránea, su tradición y misticismo es el común denominador.

"La idea que siempre hemos tenido es rescatar las tradiciones, acercar la verdadera comida y cultura mediterránea a los comensales, más allá de una moda o un estilo. La comida de cualquiera de los restaurantes de Andrei se caracteriza por ser la comida ordinaria, de lugares extraordinarios", agrega el fundador de este espacio.

Esta propuesta, ubicada en el pleno corazón de la zona financiera de Bogotá (Calle 68 # 6-69), le rinde pleitesía y respeto a la tradicional cocina de Grecia, Italia, España, Portugal, Francia, entre otras; tanto en sus preparaciones tradicionales, como en su autenticidad y en la calidad de sus ingredientes, por ello, utilizan todo lo que se puede conseguir en el mercado local: las mejores verduras; las especias y hortalizas; las carnes, pescados y mariscos artesanales.

"Nos estamos dirigiendo básicamente a un público de un buen nivel gastronómico y cultural, que tengan los conocimientos o la curiosidad de empaparse y conocer una de las más tradicionales y antiguas cocinas del planeta, que es la mediterránea".

A través de su decoración, La Casa de Andrei intenta ser fiel a los lugares de donde provienen sus platos. De igual manera, busca hacer sentir a sus comensales toda una experiencia del mediterráneo en toda su expresión.

"Intentamos que cuando alguien visite nuestro salón Grecia se sienta en Mykonos o Santorini; cuando esté en Italia Rustica se sienta en la Puglia o Sicilia, en el sur de Italia; o cuando elija La Provence, esté lo más cercano a los colores, sabores y olores del mediterráneo francés. En Mediterráneo se unen, por su parte, las cocinas de España, Portugal, Turquia y Libano. Asimismo, la música es netamente mediterránea con una mezcla de jazz clásico", agrega Farkas.

Siempre es importante ambientar el amor con buena música y con una excelente propuesta gastronómica. Por eso damos una serie de recomendaciones especiales que los comensales pueden encontrar en La Casa de Andrei:

Con una percepción visual de estar al borde del Mediterráneo en una puesta de sol, se pueden disfrutar de una variedad de platos como un Lomo con Higaditos de Pollo, o el Coq Au Vin típico de La Provence, o unos Espaguetis Gambereti, que son espaguetis con camarones, muy típicos de Italia Rústica, La Moussaka, que es un plato muy tradicional de Grecia. El Salmón Croûte, que es un salmón que viene en hojaldre, con un sirope de naranja confitada.

Todo esto contribuye, pues cuando el paladar está contento, todos los sentidos se agudizan y se sensibilizan con otros sentimientos de amor y de amistad.

andrei3.jpg

Mira también:

Temas Relacionados: 
Publicidad