Publicidad

Publicidad

Publicidad

logopush.png
Las mejores producciones y los realities del momento, las noticias del entretenimiento nacional e internacional están aquí para ti.
¡Suscríbete!
¡Veámonos!
Nos vemos luego

Publicidad

Iverson Tattoo se dejó entrevistar por Melina Ramírez y tatuó a Mateo Carvajal

Él es uno de los más grandes tatuadores de Colombia. No solo contó su historia, también mostró su talento y le grabó un tigre increíble a Mateo.

Sebastián Barrero, mejor conocido como Iverson Tattoo, es un hombre que va en contravía de los prejuicios. Cualquiera que lo mire podría imaginarse a un tipo agresivo por la cantidad de tatuajes que cubren su cuerpo, pero lo cierto es que es una persona tranquila. Él se ha forjado su éxito con el pulso de sus manos y gracias también a su personalidad en donde están afincados valores tan importantes como la lealtad y el profesionalismo.

Hace seis años empezó a tatuar. En esa época no pensaba que su atracción por el dibujo y el arte se convertiría en una obsesión. "El cuento de los tatuajes fue como un amor a primera vista", afirma. Así que se adentró al mundo de la tinta y las agujas tomado de la mano por un mono zombi, suena un poco surrealista, pero ese fue el primer tatuaje que hizo y su cliente fue su hermano.

Su progreso desde entonces ha sido exponencial. Sus obras hablan mejor de lo que él podría expresar con las palabras todo lo que siente por su oficio.

El primer dibujo que le grabaron en su piel fue un león que ya cubrió con otros diseños. Él quería un trazo pequeño, pero su tatuador le advirtió que lo mejor era hacerlo grande; Sebastián hizo oídos sordos y se negó. Tenía tan solo 18 años, era joven y sentía miedo de que lo regañaran en la casa, le aterraba el dolor y al final aprendió una de las primeras lecciones de su mundo: el tatuador gana la experiencia con los años, como el soldado gana las medallas con las batallas, por eso conoce y puede aconsejar a sus clientes.

Publicidad

"Yo trato de coger las ideas de ellos y hacer lo que a mí me gusta", señala. Suena un poco egoísta, pero lo dice con buena intención. Su objetivo es hacer que los clientes se sientan felices mirando el arte que ha retratado en sus pieles. Parafraseando sus palabras: un buen tatuador se gana el reconocimiento haciendo su trabajo con amor. Sebastián se despierta, come, duerme y sueña con los tatuajes metidos en su cabeza, por eso se ha convertido en uno de los mejores.

Lo que disfruta y construye ahora ha sido parte de un largo trayecto. Barrero ha vivido en Bogotá, el DF y en la capital antioqueña, cada lugar lo ha hecho ser quien es. Su cuerpo ha sido su universidad, su laboratorio, su aula de clases. Y sus fanáticos han llegado en hordas producto de su fijación por el detalle. Por su mano diestra han pasado cantantes e influenciadores y gran parte de la farándula paisa. Dim, de Piso 21; todo Infinity Music: Mosty, Bull Nene y Sky; Andy Rivera; instagramers y youtubers como: Luisa Fernanda W, Camilo Gaviria ‘Midiostepague’, Alexander Ospina ‘Te Amo Hijo’ y Mateo Carvajal, el ganador del Desafío Cap Cana, entre muchos otros.

Pero entre ese ámbito de las redes sociales y la música, hay alguien muy especial para él: J Balvin. Al reguetonero lo conoció gracias al voz a voz, fue él, el que se convirtió en un punto de cambio para la vida de Sebastián y lo bonito de la historia es que se hicieron grandes parceros. Por su personalidad parecida, su admiración mutua o las razones que cada uno de los dos conozca, Balvin aprendió de Sebastián y Sebastián de Balvin.

Barrero cuenta que poco a poco la amistad fue creciendo, tanto que, en esa época en la que vivía en Bogotá, viajaba cada quince o veinte días a Medallo y se quedaba en la casa de J Balvin hasta dos meses. Un día molestando, hicieron una apuesta que el tatuador sabía que no podía ganar. Si Álvaro José perdía, se tatuaba en el pecho la cuenta de Instagram del tatuador; pero si Sebastián perdía, él se tatuaba la firma del artista. Sobra decir quién perdió, Barrero luce con orgullo el autógrafo de Balvin en su brazo junto con la letra ‘F’ de la palabra Familia, que tiene grabada el cantante paisa en uno de sus tantos tatuajes.

Publicidad

“Sueño con ser muy grande. Todavía no lo soy, pero trabajo todos los días para serlo”, expresa el tatuador con el orgullo tan saludable que no le permite guardarse para sí mismo sus metas. Sebastián sonríe, dibuja en silencio, concentrado. Lo hace porque ya alcanzó la madurez del artista que tatúa con la misma seriedad con la que juega un niño. Cada detalle del realismo a blanco y negro que sorprende a sus clientes: el brillo en los dientes de la calavera que parecen recién pulidos, o los vasos sanguíneos en la esclera del ojo que asemejan a algunos truenos e incluso la frialdad en la mirada del león que acecha a su presa, estos y muchos otros trazos son los mejores argumentos que tiene Iverson Tatto para decir que si no fuera tatuador, no sería nada.

Por: Felipe Laverde Salamanca

Mira también:

Publicidad

Para no perderse: este es el video oficial de ‘Machika’ de J Balvin, Jeon y Anitta

¡Confirmado! Lina Tejeiro terminó su relación con Andy Rivera

Melina Ramírez y Mateo Carvajal llevan el amor en su piel Melina Ramírez y Don Jediondo hicieron compras en Bangkok Melina Ramírez y Mateo Carvajal llevan el amor en su piel ¡Mamá sexi! Melina Ramírez enamora Instagram con fotos en lencería transparente El Tattoo Music Fest 2018 será una experiencia llena de arte, música, deporte y tatuajes Llega la quinta versión del Tattoo Music Fest

Sigue lo mejor del entretenimiento en Caracol Televisión Sigue lo mejor del entretenimiento en Caracol Televisión

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO