Al estilo de Guardianes de la Bahía, Greeicy y Don Jediondo se gozaron la playa de Santa Mónica

Este humorista aprovechó a los turistas para ofrecerles el tucán, las gafas y la pelanga en la playa, sin embargo, lo que se robó las miradas fue la sensualidad de su compañera Greeicy.

Temas Relacionados: 
Publicidad
Más Contenidos
  • Laura le hizo la danza del vientre a Boyacoman y lo dejó sin palabras

    Durante su viaje a El Cairo, Laura no se aguantó las ganas de tomar clases de danza árabe y Boyacoman, ni corto ni perezoso, le siguió la corriente a la modelo con mucho ritmo.

    La Vuelta al Mundo en 80 risas
  • Cata y Jeringa posaron muy sensuales a más de 300 metros de altura

    Para acceder a la mejor panorámica de la ciudad, Cata y Jeringa accedieron a la Sídney Tower, estructura con más de 300 metros de altura, anti-terremotos y anti-huracanes.

    La Vuelta al Mundo en 80 risas
  • Lokillo tuvo a Sara Uribe con las piernas pa’ arriba, despelucada y gritando

    En su paso por Seúl, Sara y Lokillo se sumergieron en el acuario más grande de Corea del Sur y luego disfrutaron la atracción más emocionante de las 50 que ofrece el parque Lott

    La Vuelta al Mundo en 80 risas
  • Greeicy durmió encima de Don Jediondo en una particular habitación en Tokio

    Con el fin de ahorrar viáticos en Tokio, Greeicy y Don Jediondo decidieron pasar la noche en uno de los particulares hoteles japoneses que, en vez de habitaciones, ofrecen capsu

    La Vuelta al Mundo en 80 risas
  • ¡Ríete a carcajadas con el detrás de cámaras de La Vuelta al Mundo en 80 Risas!

    Todos vieron a los comediantes y a las modelos paseando por los cinco continentes, sin embargo, muchos no conocen lo que no ha salido en pantalla y cómo fueron los viajes en rea

    La Vuelta al Mundo en 80 risas
  • El hogar de Lauraman: Boyaco compró un ranchito en Capadocia para vivir con Laura

    Durante su viaje a Capadocia, Laura y Boyacoman se sorprendieron con las milenarias cuevas de la Región de Goreme, adaptadas como viviendas y templos desde el lejano siglo III.

    La Vuelta al Mundo en 80 risas