¿A quién se le ocurre que un ascensor sería el escenario perfecto para un artista?

Se pensaría que 'A Otro Nivel' no es apto para cantantes que le tienen temor a las alturas, pero cuando la música es  protagonista, el vértigo no existe.

¿A quién se le ocurre que un ascensor sería el escenario perfecto para un artista?

Quizás el reto más grande no sea cantar a trece metros de altura, al aire libre y con un ascensor en movimiento, el reto será conquistar el oído exigente de tres jurados que solo se conectan a través de las notas musicales. Pues el jurado no conoce la historia de vida de los participantes, no saben si es hombre o mujer, si tiene larga o corta trayectoria musical, si su vestido es llamativo o si su sonrisa transmite. En 'A Otro Nivel' la magia llega a través de la música y de una magistral interpretación. 

Al final de la noche los cantantes que vienen de diferentes regiones del país y hasta de otros lugares del mundo sentirán que valió la pena subirse al ascensor y obtener el reconocimiento de millones de colombianos que cada noche a las 8:00 p.m., frente al televisor, se unirán para cantar y ver cantar.

¿Qué están buscando Kike, Fonseca y Silvestre?

Buscan cantantes apasionados, que sean competitivos, perseverantes, voces originales, con actitud profesional, pero sobre todo que amen cantar.

Cada jurado tiene un estilo al calificar: Kike usa la poesía para comparar y su experiencia para enseñar, Fonseca con su buena onda le da confianza y seguridad a los aspirantes y Silvestre no tiene filtro, su corazón y su pasión están ligados a su boca. Dice todo lo que siente y para él, un "no" es parte fundamental para el éxito. Es un jurado que se ha ganado un lugar en el corazón de cada participante porque respeta los sentimientos de cada artista que llega frente a su mesa.

Cada noche se verán lágrimas de parte y parte, jurados, participantes y sus familiares lograrán envolvernos en ese mundo donde llegar a lo más alto es la única opción.

Publicidad