Se encuentra usted aquí

¿Cómo lo hace? Estos son los secretos de Mick Jagger para estar en forma a sus 74 años

El líder de los Rolling Stone mantiene una fuerza y una vitalidad increíble durante los conciertos en los que dura alrededor de 3 horas. ¿Cuál es su entrenamiento?

¿Cómo lo hace? Estos son los secretos de Mick Jagger para estar en forma a sus 74 años

Foto - AFP

Foto - AFP

Aunque a su edad cada vez es más difícil mantenerse tan vital, el artista se somete a un duro entrenamiento y una rigurosa dieta para darlo todo en los escenarios cuando esta de gira.

¿Qué hace exactamente para tener esa vitalidad? Mike Jagger tiene a su lado un entrenador personal llamado Torje Eike, un noruego que se encarga de mantener el estado físico de futbolistas y jugadores olímpicos.

Son cinco o seis veces a la semana el tiempo que emplea el cantante con su entrenador, con quien ha estado por más de 24 años.

Su trabajo físico está enfocado en la resistencia y el equilibrio, además lo combina corriendo 12  kilómetros por día y una hora de natación antes de ir de gira.

El artista realiza yoga, pilates y toma clases de ballet para poder mantener su postura de rockero.

Respecto a su alimentación, Jagger solo come alimentos orgánicos, luego de que su esposa lo convenciera. Panes integrales, papas, arroz, pollo y pescado van incluidos en su dieta que es muy similar al de un atleta de alta resistencia.

En sus desayunos, el interprete de ‘Star Me Up’ consume aceite de hígado de bacalao y toma batidos con suplementos nutricionales. Para el artista asistir periódicamente al médico le ha servido para prevenir enfermedades.

Cuando se encuentra de gira, protege sus odios usando tapones y cuatro horas antes de salir al escenario consume un plato de pasta, lo que asegura que sus músculos, estén llenos de glucógeno, indispensable para su rendimiento.

Esas son las razones por las que el vocalista The Rolling Stone mantiene su vitalidad aún a sus 74 años. Aunque "todavía lo disfruto mucho, pero al envejecer es más difícil", aseguró durante una entrevista.

Mick Jagger también sufre los efectos de la obsesión por la eterna juventud

Publicidad