Se encuentra usted aquí

Tras dar a luz a su segundo hijo, Pink no ve como prioridad bajar de peso

La artista se ha tomado todo el tiempo necesario antes de volver a la actividad física, ya que considera normal que seis semanas después de convertirse en madre no haya adelgazado.

Tras dar a luz a su segundo hijo, Pink no ve como prioridad bajar de peso

Foto: AFP

Foto: AFP

A diferencia de otras celebridades que, tan pronto como dan la bienvenida al mundo a sus nuevos retoños, se enfrascan en una incesante rutina de entrenamientos para recuperar las figuras que lucían antes de sus embarazos, la cantante Pink no ha tenido ninguna prisa a la hora de ponerse a la tarea desde que recibiera a su pequeño Jameson Moon, ya que han pasado exactamente seis semanas desde su nacimiento y no ha sido hasta ahora que la artista se ha animado a volver al gimnasio para desprenderse del peso adicional que le dejó la gestación.

"¡Día 1, vamos! Estoy en la sexta semana postparto y no he perdido nada de peso. No pasa nada, soy una persona normal", afirmó en su perfil de Twitter en un alarde de ingenio que parece denunciar con sutileza la presión a la que se ven sometidas las famosas a la hora de cumplir escrupulosamente con los cánones estéticos que de ellas se esperan.

De hecho, la estrella de la música ya dejaba entrever anteriormente que su verdadera preocupación en lo que a su nueva dinámica familiar se refiere, a diferencia de su estado físico, reside en la posibilidad de que su hija Willow, fruto de su estable matrimonio con Carey Hart, desarrolle unos más que comprensibles celos hacia su hermanito recién nacido.

"Es una delicia, tanto que literalmente tengo que esconderle cuando Willow aparece en la habitación. La pobre está algo sensible estos días debido evidentemente a los cambios que hemos tenido en nuestra vida doméstica, pero estamos trabajando en ello", aseguraba la artista a People.

Al margen de los necesarios ajustes que han tenido lugar en su ámbito más íntimo, lo cierto es que Carey Hart explicaba semanas antes de su nacimiento que en realidad Willow estaba "encantada" con la idea de tener un hermano pequeño, a pesar de que en un principio esperaba con ganas que fuera niña.

"Willow está encantada, lleva varias semanas diciendo que le encantaría tener una hermana. Le ha construido hasta su propia bicicleta, aunque ha tenido que desmontarla entera y empezar de nuevo. Con suerte, habrá elegido los colores antes de que le tengamos con nosotros", bromeaba Carey al mismo medio en una entrevista anterior.

 

Publicidad