• Reflexión: Se paciente, aprende a esperar

    Cuando la paciencia se apodera de lo que queremos para la vida, las cosas comienzan a fluir como un río que sale desde las cascadas creadas por Dios.

    Día a Día
  • Reflexión: Orar por el Papa Francisco

    La visita del Papa a Colombia es un gran acontecimiento, por eso, debemos orar por él para que la gloria de Dios lo siga iluminando en su camino.

    Día a Día
  • Reflexión: Mostrar con buenas obras tus intenciones

    Cuando intentamos hacer cosas por, y para la gente, debemos tener en cuenta que al realizar buenas obras, su intención se verá mucho mejor.

    Día a Día
  • Reflexión: Tratar a los otros como queremos ser tratados

    Cuando proclamamos las buenas cosas y el amor de Dios hacía los demás podremos recibir algo mejor a cambio, gratitud y confianza.

    Día a Día
  • Reflexión: Expresar clara y transparentemente el amor a aquellos que amas y están a tu alrededor

    No debes dejar de expresarte cuando estás con Dios, especialmente cuando lo que quieres brindar es tu amor a los demás, con transparencia y claridad.

    Día a Día
  • Reflexión: Orar pidiendo bendición por aquellos que te han hecho mal

    La maldad de la cual somos víctimas por parte de las personas es algo muy latente en nuestros días, y para solucionarlo, debemos brindarles bendición.

    Día a Día
  • Reflexión: Saber perdonar

    El perdón es uno de los tantos aspectos fundamentales que Dios nos pide para poder estar en paz y armonía con nuestros hermanos.

    Día a Día
  • Reflexión: Vencer el mal a fuerza del bien

    La maldad nos pone siempre en situaciones complicadas, por eso, debemos tener claro que para poder sobrepasarlo hay que hacer siempre el bien.

    Día a Día
  • Reflexión: Evitar actitudes y acciones vanidosas

    La vanidad no es mala en cierta medida, sin embargo, es una puerta para la codicia propia y el egoísmo. Hay que evitarla para poder estar tranquilo.

    Día a Día
  • Reflexión: Aprender a conciliar

    Es difícil poder estar de acuerdo con las cosas que a veces piensan nuestros hermanos, por eso, con ayuda de Dios, debemos encontrar la forma de conciliar.

    Día a Día
  • Páginas