Se encuentra usted aquí

Razones para no celebrar el día de San Valentín en Colombia

Cada quien puede invertir su tiempo y dinero en lo que desee, pero no podemos dejarnos llevar por tradiciones ajenas que no nos representan.
 

Razones para no celebrar el día de San Valentín en Colombia

Globos en forma de corazón, filas eternas en restaurantes y bares, centros comerciales a reventar y un doloroso guayabo económico, serán los retratos finales que seguramente dejará una nueva celebración del Día de los Enamorados en nuestro país.

Cansado de ver cómo mis amigos y conocidos se preparaban, con varias semanas de anticipación, para celebrar junto a sus parejas el Día de San Valentín, decidí analizar las razones por las cuales una persona, nacida en Colombia, no debería festejar esta famosa fecha, tradicional en países como Francia, Inglaterra, Australia y, sobretodo, Estados Unidos.

Es importante señalar que cada quien puede invertir su tiempo y dinero en lo que desee, por lo que estas palabras no son más que una opinión personal que solo pretende generar un debate sano, alejado de discusiones acaloradas y de ofensas sin sentido. Así que si usted ya tiene todo listo para celebrar, hágalo sin ningún tipo de cohibición.

No soy el ‘Grinch’ del amor, pero logré encontrar algunas razones para quedarme en casa durante esta celebración.

¿Quién fue San Valentín?

Empecemos por el inicio, ¿sabe usted realmente quién fue San Valentín o la razón por la que se celebra esta fecha? 

Muy pocas personas conocen el verdadero origen de esta celebración, pero sucumben ante la avalancha de mensajes que llegan por diferentes medios. La historia más famosa hace referencia a un sacerdote que vivió en Roma en el siglo III, el cual desobedeció la orden del emperador Claudius II de prohibir el matrimonio a los hombres jóvenes, pues estos eran aptos para la guerra. Valentín decidió seguir casando, en secreto, a las parejas enamoradas. El sacerdote habría sido ejecutado el 14 de febrero del año 270 D.C.

Plata, plata y más plata…

San Valentín se ha convertido, por lo menos en nuestro país, en una fecha netamente comercial.

Si bien esta tendencia se ha dado en todo tipo de celebraciones a lo largo del año, San Valentín es en una de las que más se incita al consumo desmedido. Muchos son los beneficiados por estos días, y no me refiero puntualmente a los enamorados.

Si bien en Colombia aún no hemos llegado al punto de dar regalos en San Valentín, como si se hace en diferentes países, muchos sectores comerciales aprovechan para aumentar sus ventas con esta excusa. Bares, restaurantes, floristerías y demás tienen una oportunidad de oro en febrero para lucrarse a costa del amor que sienten las parejas.

¿Hay lugar para todos?

Superamos las eternas filas de Navidad y ahora llegan las de San Valentín.

Esta es una postal conocida, salir durante la época de San Valentín es un completo infierno tanto para las parejas que lo celebran como para quienes decidimos no hacerlo. Filas eternas en restaurantes y bares, centros comerciales a reventar y un tráfico aún más pesado son la mezcla perfecta para padecer un viacrucis por estas fechas.

No hay derecho, ni que estuvieran regalando dinero. Tras de que hay que pagar hay que hacer fila.

¿Quién da más?

Para muchos comerciantes ‘ya llegó la Navidad’, por lo que subirán sus precios para lucrarse.

Al ser una fecha más comercial que tradicional, muchos comerciantes encuentran una mina de oro en San Valentín. Detalles de todo tipo se ven por estas fechas, desde una simple postal hasta flores de todo tipo y valor.

No hay necesidad de adoptar tradiciones extranjeras como propias, tener una versión colombiana de San Valentín, del Día de San Patricio y de Oktoberfest me parece absurdo, pues cada cultura tiene sus propias celebraciones. Puntualmente, considero que debemos celebrar el Día del Amor y la Amistad en septiembre, como siempre se ha hecho.

 

 

 

Publicidad