Habló la periodista que acusa a Michael Douglas de masturbarse en su presencia

Susan Braudy afirma que el famoso actor se masturbó durante una reunión mantenida en su apartamento de Nueva York en los 80, cuando ella trabajaba para su productora.

Habló la periodista que acusa a Michael Douglas de masturbarse en su presencia

Apenas unos días después de que Michael Douglas emitiera un comunicado negando de antemano unas acusaciones de acoso sexual en su contra que sabía que estaban a punto de salir a la luz, la periodista Susan Braudy ha concedido una entrevista a The Hollywood Reporter en la que relata cómo en la década de los 80 el actor -entonces una de las estrellas más poderosas de la meca del cine- se masturbó en su presencia durante una reunión de negocios.

En aquella época, la mujer trabajaba para la productora fundada por Douglas, Stonebridge Productions, y estaba acostumbrada a reunirse con él en su apartamento de Nueva York para revisar guiones, unos encuentros a los que -según su versión de los hechos- el intérprete siempre acudía vestido de manera casual, sin zapatos y con la camisa desabotonada. Fue en 1989, durante una charla en la que estaban tratando de crear un personaje similar al del popular extraterrestre ET, cuando el actor habría llevado los habituales comentarios inapropiados que dedicaba a su empleada un paso más allá.

"Michael se desabrochó sus pantalones chinos y me di cuenta de que algo raro estaba pasando. Sin dejar de felicitarme por mis ideas para el personaje, su voz se agravó media octava. Fue entonces cuando le miré y vi que había metido las dos manos en el interior de sus pantalones. Me di cuenta para mi horror que se estaba frotando sus partes íntimas. En cuestión de segundos, se le quebró la voz y a mí me pareció que había tenido un orgasmo", relata.

Aunque Susan reconoce que el episodio la hizo sentirse humillada pero no traumatizada, insiste en que lo importante de su historia es que refleja el sentimiento de impunidad tras el que se escudaba el actor. Por su parte, ella se apresuró a abandonar la habitación en cuanto procesó lo que había sucedido, tras lo cual Douglas habría fingido que nada había pasado.

"Michael me persiguió descalzo hasta el ascensor, subiéndose la cremallera de los pantalones y abrochándose el cinturón, mientras me decía: 'Gracias, eres muy buena, me has ayudado mucho, muchas gracias, muchas gracias".

En los meses posteriores, la relación laboral de la periodista y la estrella se habría deteriorado hasta culminar en su despido en 1989, no sin que antes él le pidiera que firmara un acuerdo de confidencialidad que ella consiguió aplazar indefinidamente alegando que su abogado se encontraba fuera de la ciudad.

Como prueba para respaldar su testimonio, Susan aporta material gráfico de la consulta que realizó en 1993 al centro de asesoramiento legal para mujeres de California interesándose por distintas maneras de enfrentar el acoso en el lugar de trabajo y cita a dos amigos -el escritor y columnista de The Hollywood Reporter Michael Wolff, y la periodista Lynn Povich- que confirman haber sido informados del incidente poco después de que tuviera lugar.

Por su parte, Douglas ya ha tildado las declaraciones de Susan, incluso antes de conocerlas en su totalidad, como una historia "fabricada y llena de mentiras" a la que le resultó imprescindible adelantarse a su publicación negando rotundamente las acusaciones.

"No sé ni por dónde empezar. Todo esto es una gran mentira, una mera fabricación, no hay nada de verdad en estas alegaciones", señalaba también a The Hollywood Reporter para a desvelar a continuación que estaba "muy disgustado" por el impacto que este alegato había tenido en su vida familiar, especialmente en lo relativo al "miedo y la incertidumbre" en el que había sumido a sus hijos Dylan (17) y Carys (14).

La esposa del actor, Catherine Zeta Jones, le ha apoyado incondicionalmente durante esta polémica, asegurando que confía plenamente en su marido y en su palabra cuando afirma que jamás se comportó de manera inapropiada durante sus interacciones con la periodista.

"Sinceramente, ha sido algo muy, muy molesto. Algo de esta naturaleza, tan erróneo y completamente falso, habría pillado por sorpresa a cualquiera",declaraba al diario Daily Mirror alabando al veterano artista por haber tomado la iniciativa a la hora de desmentir semejantes alegaciones. "Por otro lado me alegro de que haya corregido cuanto antes esta historia falsa. Es una acusación que venía planeando sobre él desde hace un tiempo y creo que ha hecho bien en adelantarse a los acontecimientos. Se supone que esto ocurrió hace unos 30 años pero sus argumentos [los de la empleada] no tienen fundamento alguno, así que Michael tenía que defender su postura".

Por: Bang Showbiz 

Temas Relacionados: 
Publicidad