Macide llora desconsolada por la ausencia de Kerem

“¡Ay mi pobre hijo, me haces tanta falta!”, ese fue el lamento de ella al entrar a la habitación de su hijo, quien está encarcelado. Macide teme lo peor: que el recuerdo de Kerem se borre de su mente para siempre.

Temas Relacionados: 
Publicidad