¡Bellísimos! Descubre los estilos más importantes de tatuajes

¿Estás pensando en tatuarte? Aprende  un poco más de la historia y los tipos de tattoos que hay para que la decisión que tomes logre cumplir con el 100 % de tus expectativas.

La artista, directora creativa y tatuadora Alejandra Zambrano, propietaria del estudio La Ramona, nos habló sobre los estilos de tatuaje que se han creado a lo largo de la historia. Nosotros nos dimos a la tarea de indagar un poco más y esto fue lo que encontramos.

Los tatuajes no son una moda millenial

El primer ser humano que se encontró con tatuajes fue Ötzi, conocido también como 'El Hombre de Similaun', en una montaña homónima ubicada entre Austria e Italia.

Aquella momia tenía 61 tatuajes distribuidos a lo largo de su cuerpo -en la muñeca izquierda, la zona lumbar de la espalda y las piernas-. Se estima que este ser humano vivió entre el año 3.300 al 3255 a. C., lo que quiere decir que los inicios del tatuaje se remontan desde hace 5.300 años.

Sin embargo, especulaciones científicas indican que estos tatuajes, por su ubicación y forma, tenían algún tipo de función mágico-curativa, pues usando rayos X se determinó que Ötzi sufrió de artritis y estos garabatos encontrados en sus restos podrían haber sido grabados con una técnica médica parecida a la acupuntura.

Fue más adelante, alrededor de los años 2.000 a. C., que en las momias Aumet y Asecond, sacerdotisas de la diosa Hathor, se encontraron líneas y puntos que pudieron tener algún significado real, pues se ha pensado que estos tatuajes -de uso exclusivo para las mujeres- estaban relacionados con la madurez y la valentía.

Luego el tatuaje se diseminó alrededor del mundo: pasó por la India, China y Japón, gracias a las rutas comerciales de los barcos. Con el pasar de los años, según su locación y la destreza del artista, el tatuaje fue adquiriendo un significado particular y único; así surgieron las múltiples técnicas que conocemos hoy en día:

El old school o tradicional americano

Uno de los artistas precursores de este estilo fue Norman Keith Collins, conocido popularmente como 'Sailor Jerry' o el marinero Jerry, en español. En los años 50, él logró desarrollar un método fusionando la técnica japonesa e imprimiéndole su sello personal. Su inspiración vino de sus tiempos como marinero de la U.S. Navy, donde viajó a través de los mares, desde los 19 años, conociendo esta tradición de los hombres de los océanos.

El tradicional japonés

 

A post shared by @a_mark_is_an_essential_item on

Los tatuajes en este país empezaron a darse en el año 300 a. C. En un inicio pintarse la piel de forma permanente en Japón era una actividad relacionada con los criminales, como lo fue en el caso de la mafia (los Yakusa). Incluso el emperador Matsuhito (1867 - 1912) prohibió los tatuajes para no dar la impresión de salvajismo ante los extranjeros. Sin embargo, el legado de este estilo, con la técnica Irezumi -utilizando agujas hechas con bambú y acero-, ha transcendido al tiempo y se ha ubicado como uno de los métodos más admirados.

El maorí o polinesio

 

A post shared by 😷LW.•.TATTOO🌴 (@lw_tattoo) on

La tribu maorí, ubicada en la Polinesia, ideó esta técnica. Ellos pensaban que tatuándose espirales atrapaban la energía cósmica, si una persona fallecía y no tenía tatuajes, las hechiceras podían comérseles los ojos, dejando su alma ciega.  Su simbología está arraigada a los temas religiosos, metafísicos y desde luego culturales, es decir que no persiguen un fin meramente estético.

El trash polka

Los conocedores del asunto indican que este estilo se originó en Alemania en el año 2014, de la mano de Simone Plaff y Volko Merschky, miembros del Buena Vista Tattoo de Wurzburgo. Su creación ha influenciado a artistas alrededor del mundo, siendo un estilo independiente capaz de crear dicotomías entre: la basura y el realismo, el negro y el rojo, lo natural y lo abstracto y el pasado y el futuro.

El neotradicional

 

A post shared by Igor Puente Tattooist (@igorpuente) on

Los tatuajes de este tipo son una interpretación contemporánea de los tatuajes de tipo Old School. Su estilo se destaca por el uso de colores vivos, reteñidos, pero también, degradados que son grabados en la piel. Siguiendo el derrotero de las líneas gruesas con un rasgo esencial: la suma de una mayor característica tridimensional. Además, no necesariamente está vinculada a temas de uso antiguo como: los barcos, las anclas, las águilas, las serpientes, los cuchillos, las armas, etc.

El new school o nueva escuela

 

A post shared by Montattoo (@montattoobelloto) on

Para pensar este estilo hay que imaginar una escala así: antiguo (old school), medio (neo) y moderno (new school). El uso de sus colores es brillante, considerado como un delirio de tonalidades, sombras, degradados y efectos de volumen. Afincado e inspirado en la estética del grafiti, sus temáticas se originan en lo fantástico, pero conservando las líneas gruesas de sus predecesores.

El realismo

Este estilo es la precisión llevada al extremo. Es un calco en la piel, una fotografía, el cuidado minucioso del detalle. Se podría decir que son horas y horas de trabajo porque la apariencia que alcanza es casi idéntica a la realidad. Esta técnica exige difuminado, manejo de tonalidades, profundidad, destreza para imprimir sombras, pulso para contornear y darle vida a los bordes sin descuidar el manejo del color, los negros y los blancos a cualquier escala.

El dotwork o puntillismo

 

A post shared by Caco Menegaz (@cacobilltattoo) on

Es un trabajo que se logra con la sucesión de miles de puntos tatuados para concebir, al final, una pieza de arte que varía en sombras y bloques de color. El uso de la tinta negra y gris es indispensable, aunque también se le pueden incluir diferentes tipos de tonalidades de color. Su resultado es la suma de la paciencia y el talento, además que su corriente se alimenta del estilo artístico del pintor francés del siglo XIX, Georges Seurat.

El watercolor o acuarela

Su técnica se ha hecho muy popular en los últimos años. Este trabajo resalta porque parece que hubiese sido grabado con un pincel en vez de una aguja. La capacidad y el ingenio del artista son llevados al límite porque la textura de la piel pone a prueba el talento de plasmar figuras que parecen desvanecidas de forma acuosa. Una de las desventajas es que debe realizarse con una mano maestra puesto que tiende a palidecer más fácilmente.

Lee luego: ¡Todo acerca del cuidado de un tatuaje! Conoce los mejores tips

Los estilos mostrados anteriormente son algunos de los más conocidos, sin embargo, a estos hay que sumarles:

El blackwork, blackout o neotribal que usa el negro por encima de todo para cubrir grandes tramos de la piel.

 

A post shared by Abaddon Tattoo (@abaddontattoo) on

El geométrico que se basa en formas y líneas simples y limpias.

 

A post shared by Nowhere Ink (@nowhereink) on

El realismo abstracto o surrealismo que usa color, líneas y texturas para crear efectos visuales junto con una mezcla temática que fusiona la realidad y la fantasía.

El bosquejo que simula ser una pieza sin terminar y que juega con las líneas como si fuese un borrador.

 

A post shared by Inez Janiak (@ineepine) on

El lettering que se basa en uso de fuentes para grabar frases o palabras.

 

A post shared by LetteringShow (@letteringshow) on

Y finalmente el freestyle, estilo libre o tatuaje de autor que armoniza la destreza de juntar múltiples estilos a placer del tatuador.

 

A post shared by Bang Bang Tattoo (@bangbangnyc) on

Cabe resaltar que hay más métodos y técnicas. Estos no son los únicos, son tan diversos como la creatividad de los artistas.

Video y entrevista: Román Avendaño  

Texto: Felipe Laverde Salamanca - periodista

Mira también:

The Golden Dagger Art Colletive, un lugar como ninguno para tatuarse en Bogotá

Iverson Tattoo se dejó entrevistar por Melina Ramírez y tatuó a Mateo Carvajal

Para arrepentirse: estos son los peores tatuajes que te puedes hacer

 

 

.

Publicidad
Más Contenidos