Brasil se enfrenta a una segunda vuelta electoral con un débil cuadro político

Cansancio hacia la izquierda, creciente pobreza, déficit fiscal, escándalos de corrupción vuelven el panorama presidencial muy complicado. Internacionalista Johan Avendaño analiza.

Publicidad