Se encuentra usted aquí

Lindsay Lohan comienza a superar su problema con las drogas

La actriz acaba de cumplir 90 días internada en un centro de desintoxicación y ya se ven progresos en su recuperación. El ejercicio ha sido una de las claves.

b66a76f586e29d841ef7a42dac8bbb76.jpg

La controvertida estrella ha decidido iniciar una nueva vida alejada de los medicamentos y completamente dedicada a la práctica de la actividad física, una disciplinada rutina diaria con la que Lindsay Lohan quiere poner punto y final a la errática trayectoria que la ha venido caracterizando en los últimos años.


La pelirroja actriz habría tomado conciencia finalmente de los destructivos efectos que su conducta habría ejercido en su carrera profesional y en su imagen pública, por lo que ahora quiere concentrar toda su energía en mejorar su estado de salud y en garantizar un bienestar físico que le será imprescindible para volver a la industria del cine en plena forma.


"Lindsay salió de rehabilitación completamente limpia, sin rastro de las sustancias tan perjudiciales que habían venido marcando su vida de los últimos años. Quiere seguir por este buen camino de forma definitiva, por lo que ha tirado a la basura los medicamentos que solía tomar para controlar su peso y su déficit de atención, y también se somete a diario a una intensa sesión de gimnasio para sentirse mejor física y mentalmente. Se está tomando muy en serio las jornadas de deporte porque sabe que es la mejor forma de que su cuerpo se purifique por completo y de que su mente esté más despierta", reveló al portal Radar Online una fuente cercana a la artista.


Uno de los factores que explican el cambio radical de actitud que experimenta Lindsay reside en la ausencia de unas pastillas que le ayudaban a tratar su trastorno de déficit de atención, una dolencia de la que se venía tratando años antes de ingresar en la clínica, pero que ahora se ha descubierto que nunca llegó a padecer. Durante su último tratamiento, la joven actriz fue privada de este medicamento y, en los primeros días, Lindsay sufrió algunos momentos de "agotamiento" que ahora ha logrado enterrar en el pasado gracias a su nueva pasión por el deporte.


"Desde que sus doctores le confirmaron que no sufría ningún tipo de problema psicológico que motivara el consumo de esas pastillas, Lindsay tuvo algunos altibajos relacionados con su salud y como resultado de la adicción que tenía por estos medicamentos. Ahora se siente mucho mejor físicamente porque las ha eliminado de su sistema, y gracias a sus sesiones diarias de ejercicio cardiovascular y yoga, Lindsay está mucho más centrada, más optimista y mucho más segura de adónde debe dirigir su vida", explicó el mismo informante.

Por: Bang Showbiz  

Publicidad