Publicidad

Publicidad

Publicidad

logopush.png
¿Quieres saber más de las producciones de Caracol TV? Activa las notificaciones y recibirás información al instante.
¡Veámonos!
Nos vemos luego

Publicidad

Nelly

Interpretado Por: Carolina Gaitán

137203_35220c2753f0c4a9a1efc73c1402a882.jpg
nelly.jpg
nelly.jpg

La menor y primera voz de Las hermanitas Calle es un centro de atracción ambulante y un viento huracanado en el escenario; y no sólo por su belleza -que la tiene y mucho-: sobre todo por su talento y su sentido del humor.

Hablamos de una mujer expresiva y querendona, "entrona" y avispada, que sabe ganarse el aprecio de los demás y que en su hablar cotidiano remacha con gracia y energía todas las palabras de grueso calibre, porque hijueputazos y malparidazos le sirven por igual a la hora de expresar rabia, alegría, emoción y cariño.

Publicidad

Si de Nelly Calle dependiera, todos los días armaría fiestas. Con la plata es "volador hecho, volador quemado". La mitad se le va regalándole a todo el que le pide y el resto lo invierte en su vanidad y en sus gustos, que no son pocos ni son baratos. Nelly, instalada en su trono de reina de la guascarrilera, gasta millonadas en joyas, bolsos y zapatos que son, después de la música, sus grandes pasiones. 

El manejo que Nelly le da a la plata es motivo de constante enfrentamiento con Fabiola, que intenta hasta donde puede ser su freno de mano y su polo a tierra. Fabiola le pide que piense en el futuro y deje de estar regalando plata: “porque una cosa es ser generosa y caritativa, y otra muy distinta pasar por boba y por alcahueta”. Pero con Nelly no hay caso: ella gasta y derrocha mientras su hermana ahorra e invierte.

Nelly es una artista nata, con todo el oído musical y una voz privilegiada. Nunca recibió una clase de canto o afinación y perfectamente pudo haber brillado también como solista. Nació aprendida y se tiene tanta confianza que ni siquiera va a los ensayos. Nelly llega después de que Fabiola monta las canciones con los músicos, repasa una sola vez, y en los shows le salen mejor que si las hubiera ensayado.

Le gusta el aguardiente. Lo toma para "calentarse" antes de un show, cuando está alegre y también cuando quiere echarle combustible a sus despechos. Tiene épocas en que quiere vivir pegada a la botella, pero nunca llega al punto de irse contra las paredes o “enlagunarse”. Y quienes se sientan a seguirle el ritmo en la beba no entienden cómo Nelly Calle aguanta tanto trago sin emborracharse. La misma Fabiola, en las pocas ocasiones en que se anima a tomarse sus guaros, después del tercero ya está dando lora y hablando mal de los hombres.

Publicidad

Haciendo el show de medianoche en el estadero “Los recuerdos”, Nelly conoce gente que dejará huella en su vida, como la mentalista que le echa las cartas y le anuncia la llegada del amor y del despecho, el nacimiento de su hija y hasta la enfermedad que se la llevará de este mundo. Nelly tiene tan en cuenta lo que pueda decirle esta señora, que incluso le consulta si el dueto debe o no grabar “La cuchilla”, una canción con una letra violenta y muy controversial para la época.

Una noche de show en “Los recuerdos”, con el candidato presidencial Belisario Betancur en primera fila y ansioso de escucharlas, se revienta un regulador de voltaje. El susto y la falta de corriente interrumpen la presentación. Apresurados, los empleados del estadero corren a resolver el problema, pero no pueden dar con él. De repente, de entre el público, sale un hombre bien parecido y se ofrece a sacarlos de la dificultad. Mientras maniobra con los cables, Nelly le pregunta sobre las causas del problema y el improvisado electricista responde que fue un corto circuito y, coqueto, le advierte que si sigue mirándolo de esa manera, a él le pasará lo mismo que al regulador de voltaje. Nelly sonríe. Logran reanudar la presentación, y durante toda la noche Nelly y el tipo intercambian miradas.

Publicidad

Este hombre se llama Julián. Nelly tiene 24 años cuando lo conoce y durante los próximos 28 sostendrán una conflictiva y tormentosa relación, muchas veces interrumpida y siempre amenazada por los celos obsesivos de parte de él.

Enamorada, desoyendo consejos y advertencias de doña Tulia y de Fabiola que le piden que se case por la iglesia, Nelly se va a vivir con Julián, y con él tiene a Catalina, su única hija biológica (tiene también una hija adoptiva). Pero la menor de las Calle sigue siendo tan dependiente afectivamente de su mamá y de su hermana, que apenas queda embarazada regresa a vivir con ellas con “marido” y todo, y en la casa materna se queda hasta que Catalina cumple los tres años.

Publicidad

 

📺 Sigue a Caracol TV en Google Noticias. 📺 Sigue a Caracol TV en Google Noticias.