Se encuentra usted aquí

Fuera de estereotipos, él es Fernando Montaño, bailarín de ballet oriundo de Buenaventura

Este colombiano se ha presentado incluso para la exprimera dama estadounidense Michelle Obama. Sus primeros pasos fueron en el fútbol, pero pronto supo que ese no era el camino.

Fernando Montaño recuerda que los medios de comunicación tuvieron mucho que ver en su gusto por el ballet, porque sintonizaba cuando pequeño un programa llamado Nubeluz y veía a los niños bailar, le gustaba, sin saber que era ballet clásico.

“Mis papás tampoco sabían qué era el ballet clásico. Primero practiqué fútbol y a los 12 años hice la transición al ballet”, dice.

Un día llegó muy adolorido de una práctica de fútbol y le dijo a su papá: “yo creo que yo no nací para que me den pata”. Desde el colegio estuvo vinculado al grupo folklórico y una maestra le dice a su madre que consideraba que Fernando tenía las condiciones para ser profesional.

Montaño se gana una beca para ir a estudiar a Cuba, país reconocido por la técnica en ballet masculino. Fue una experiencia gratificante, pero muy difícil, dice. También vivió en Italia y en Inglaterra.

La exigencia física que requiere el ballet le hizo pasar una mala jugada, con una parálisis facial de la que se recuperó.

En el año 2010 es promovido a figura principal o primer artista.

Vea completa la entrevista acá.

Síganos en Twitter en @entératecaracol

Publicidad