Russell Brand le propuso al príncipe Enrique y Meghan un curioso regalo de boda

El humorista ha iniciado una petición para encontrar un refugio a todas las personas sin hogar que serán expulsadas de las calles de Windsor de cara a la boda real, alegando que sería el regalo perfecto para los futuros novios

Russell Brand le propuso al príncipe Enrique y Meghan un curioso regalo de boda

Si por algo se ha caracterizado el humorista Russell Brand en los últimos años, más que por su carrera interpretativa o como monologuista, es por su intenso activismo político y social, que ahora le ha llevado a denunciar la negativa repercusión que la boda del príncipe Enrique y Meghan Markle podría tener para los vecinos más vulnerables de la zona cuando la pareja contraiga matrimonio en el castillo de Windsor el próximo 19 de mayo.

Hace algo más de una semana, los líderes del gobierno local anunciaban un endurecimiento de la actuación policial contra la mendicidad, llamando a la erradicación de la "epidemia" de personas que duermen en las calles y los residuos que generan. Muchos interpretaron estas medidas como una señal de que todos aquellos sin hogar serían expulsados gradualmente del área antes del esperado enlace real, que convocará a turistas y cámaras de televisión de todo el mundo.

En respuesta, Russell Brand ha iniciado una petición de firmas para solicitar a las autoridades locales que donen un edificio en desuso a la organización benéfica SHOC (Slough Homeless Our Concern), que ofrece apoyo en forma de ropa, enseres de primera necesidad o asesoramiento a personas sin hogar.

"Una de las organizaciones más afectadas por estas medidas será SHOC", explica Russell en un vídeo publicado en su Twitter, "especialmente si todas las personas sin hogar del vecindario de Windsor son barridas de las calles por un tsunami de desprecio solo para que el vestido de Meghan Markle luzca bonito mientras caminan hacia ese castillo".

A un mismo tiempo, el intérprete ha reconocido que los futuros novios no son responsables de esta medida, pero no ha podido evitar apuntar: "Resulta curioso comprobar que, para conseguir que esta boda sea perfecta e inmaculada, los más vulnerables de nuestra sociedad se vean expuestos a aún más persecución".

Por eso, Russell ha concluido que conseguir un refugio para todos aquellos que se vean afectados por la celebración sería el perfecto regalo para Meghan y Enrique.

"¿No sería el mejor obsequio de boda para Enrique y Meghan, una pareja adorable en un momento de felicidad? Claro que lo sería", ha afirmado, para pedir la participación de sus seguidores en la iniciativa, que ya ha reunido más de diez mil firmas. "Seamos realistas, ya van a recibir suficientes tostadores", concluía con un punto de humor.

 

Publicidad