Se encuentra usted aquí

Marce, la Cachaca del Desafío que salió del abismo gracias a dos milagros de vida

La exparticipante del Desafío contó a Caracoltv.com cómo logró salir de un oscuro camino, donde se enfrentó a grandes enemigos como las drogas, la bulimia y la anorexia.

Marce, la Cachaca del Desafío que salió del abismo gracias a dos milagros de vida

Foto: Mauricio González / Caracol Televisión

Foto: Mauricio González / Caracol Televisión

Marce, representante del equipo Cachacos salió del Desafío por la puerta grande y enfrentándose a cuatro guerreros. Pese a ser considerada una de las mujeres más fuertes de la competencia, no pudo alcanzar un cupo en la Fusión, pero sí cumplió un sueño, vivió la experiencia al máximo y se llevó grandes aprendizajes.

Ahora valora las cosas simples de la vida, la comida, el tiempo, su familia y considera que se volvió más humana. Construyó grandes amistades, entre ellas Sin, quien la sacó de la tristeza cuando veía que no podía más en el Desafío.

Destaca el gran corazón de Beta, la nobleza del Gato, la fortaleza de Karen y la paz interior que le brindó David durante sus días en el Infierno. A nivel de competencia le hace fuerza a Marisol, Diego y Lucumí, quienes son sus favoritos para la llegar a la final.

UNA GUERRERA QUE LA SALVÓ EL DEPORTE

La rebeldía de Marce la llevó a que su infancia no fuera nada fácil. Su primer trabajo de rehabilitación fue a los 13 años, tuvo problemas con las drogas, sufrió bulimia, anorexia y vivió en un entorno que la llevaba lentamente hacía el abismo.

Sin embargo, cuando creía que todo estaba perdido, dos milagros la hicieron renacer: su hijo y el crossfit. Hoy en día ve su historia de vida como un ejemplo a seguir y espera inspirar a miles contando cómo fue su recuperación.

“Pasé por programas de rehabilitación, psicólogos, terapeutas, clínicas psiquiátricas y nada me sacaba de ese camino. Pero el crossfit me hizo entender que la vida no era solamente pasarla bueno y me di cuenta que mi energía estaba mal enfocada”, dijo la deportista a Caracoltv.com.

Vivir pendiente de cada kilo que subía se convirtió en una obsesión para ella, pero entrenar le cambió el chip y pudo entender que lo importante no era cómo se veía su cuerpo, sino lo que podía hacer con él.

“Cuando comencé a entrenar me di cuenta que si quería correr más rápido necesitaba más gasolina y esa gasolina era la comida. Me empezaron a salir músculos que yo ni conocía, los comencé a querer y aceptarlos en mi cuerpo”, agregó la entrenadora de 34 años.

SU REGALO DE LA VIDA: EMILIO

Ser mamá le cambió aún más la forma de ver la vida, pues no quería darle un mal ejemplo a su hijo, ni mucho menos verlo por un mal camino. Así que fue superando los obstáculos a través del deporte y gracias a su voluntad tuvo un cambio total de vida.

“Convertirme en madre fue un milagro hermoso. Yo digo que cada momento que pasa en la vida es un renacer, uno no debe abandonar sus sueños, ni echarse a la pena con el paso de los años, pues entre más avanzas mejor, tienes más sabiduría y un enorme poder de cambiar las cosas”, concluyó.

Por: Carolina Vergara / Periodista Caracol Televisión 

Mira también: La historia de vida que pocos conocen sobre Sin, la Cachaca del Desafío

¡Sin pelos en la lengua! Óscar aclara rumores de su relación con Diego

 

 

.

Publicidad