Se encuentra usted aquí

Roman Polanski no podrá volver a Estados Unidos sin ser detenido por delito de violación

La Corte Superior de Los Ángeles ha rechazado la petición del cineasta para que diera por cumplida la sentencia por un delito de violación a una menor.

Roman Polanski no podrá volver a Estados Unidos sin ser detenido por delito de violación

Foto: AFP

Foto: AFP

La petición presentada por el director de cine Roman Polanski a la Corte Superior del condado de Los Ángeles para que esta dictaminara que ya había cumplido su sentencia por el cargo de un delito de abusos a una menor que pesa contra él desde hace más de cuatro décadas ha sido rechazada, lo que significa que el cineasta seguirá sin poder regresar a Estados Unidos si quiere evitar ser detenido.

En 1977, Polanski mantuvo relaciones sexuales con Samantha Geimer, una joven de entonces tan solo 13 años, después de proporcionarle champán y facilitarle drogas con el pretexto de fotografiarla para una revista. Tras ser acusado de violación a una menor, cumplió 42 días de prisión después de llegar a un controvertido acuerdo con la fiscalía que ha dado pie a numerosos rumores y dudas, ya que una vez en libertad el oscarizado realizador huyó a Europa al descubrir que, aparentemente, el juez del caso planeaba condenarle de todas maneras a 50 años de cárcel.

Sin embargo, a sus 83 años Roman Polanski parecía haberse cansado ya de su condición de fugitivo y de los problemas con la justicia que le han atormentado durante este tiempo: en 2009 fue arrestado en Suiza y pasó dos meses en una cárcel de Zúrich y otros tantos bajo arresto domiciliario con una posible extradición a Estados Unidos pendiendo sobre su cabeza, que finalmente fue denegada por la justicia suiza en julio de 2010. Ademas, en octubre de 2015, un juez polaco rechazó otra petición de extradición contra él -que posee la ciudadanía polaca y francesa- alegando que ya había cumplido su condena.

Las gestiones del director de 'El pianista' y 'Chinatown' para solucionar sus problemas legales en Estados Unidos responderían a su deseo de poder regresar libremente a Los Ángeles y visitar así la tumba de su primera esposa, Sharon Tate, asesinada en 1969 por Charles Manson y sus seguidores y cuyos restos mortales reposan en el cementerio Holy Cross en Culver City, California.

Sin embargo, el juez de la Corte Superior Scott M.Gordon ha decidido que Polanski no tiene derecho a ver conmutada su pena tras huir de la justicia estadounidense y ha ridiculizado incluso la petición del representante legal del cineasta para recibir asesoramiento acerca de qué pasos debería seguir para regresar al país sin temor a ser arrestado. Según el juez, el hecho de que Polanski haya sido declarado culpable por otras cortes y considerado por tanto un fugitivo demuestra que debe regresar a Los Ángeles para ser juzgado.

Por su parte, Samantha Geimer, la víctima aparentemente olvidada de todo este caso, aseguró en el pasado que, desde su punto de vista, al cineasta debería permitírsele pasar página del crimen del que ella fue víctima, afirmando que todo el caso ha acabado por convertirse en una "parodia".

Por: Bang Showbiz

Publicidad