Se encuentra usted aquí

Serena Williams odia estar lejos de su hija

La exitosa tenista está de vuelta en Wimbledon, su torneo favorito, y a pesar de haber debutado ayer lunes con una incontestable victoria, la felicidad de la estadounidense no es ni mucho menos plena

Serena Williams odia estar lejos de su hija

Foto: AFP.

Foto: AFP.

La tenista Serena Williams (36) disfruta estos días del primer torneo de Wimbledon que disputa desde que, el pasado mes de septiembre, se estrenara como madre con el nacimiento de la pequeña Alexis Olympia, fruto de su idílica historia de amor con su marido Alexis Ohanian.

Y teniendo en cuenta que la estadounidense debutó ayer lunes con una rotunda victoria en su partido contra la holandesa Arantxa Rus, resulta algo sorprendente que la deportista no exhibiera los mismos niveles de contagiosa alegría que solían definir sus ruedas de prensa posteriores a sus triunfos más trabajados: una circunstancia que ella misma quiso vincular a su condición de madre primeriza.

"Por lo general paso muchísimo tiempo con mi hija, y no hay día en que no pueda tenerla conmigo. Literalmente lo hacemos todo juntas. Así que no, no me gusta nada estar alejada de ella. Pero por otro lado es saludable para mí hacer lo que tengo que hacer y seguir siendo una madre trabajadora. Pronto volveré a casa para ejercer otra vez de madre", explicó a los periodistas tras el encuentro.

En el plano puramente deportivo, la hermana de la también tenista Venus Williams -finalista en la edición del año pasado, la misma que convirtió a Garbiñe Muguruza en la segunda española de la historia en hacerse con tan prestigioso torneo- no podría estar más satisfecha de poder desplegar su juego una vez más en la hierba del All England Lawn Club, a la que siempre se ha referido como su superficie favorita.

"Pero sienta fenomenal volver a jugar al tenis en hierba. Desde luego que sienta bien", ha añadido en la misma conversación con una amplia sonrisa y, probablemente, visualizando mentalmente la felicidad que le embargaría si pudiera hacerse este año con el que sería su octavo título de Wimbledon.

Mira también:

Serena Williams ya no sueña con entrar en una talla 38.

 

.

Publicidad