Serena Williams ya no sueña con entrar en una talla 38

La tenista ha recorrido un largo camino hasta aprender a quererse a sí misma y a su poderoso físico.

Serena Williams ya no sueña con entrar en una talla 38

Foto: BangShowBiz.

Foto: BangShowBiz.

A día de hoy Serena Williams posa para las portadas de las revistas más prestigiosas del mundo con la misma facilidad que suma Grand Slams a su palmarés, pero hubo una no época no demasiado lejana en la que no soportaba mirarse al espejo por culpa de esa figura que la ha convertido en una de las figuras más legendarias de la historia del tenis.

"La gente solía decir que en realidad había nacido siendo un niño, todo por culpa de mis brazos o porque soy fuerte. Yo era muy distinta a mi hermana Venus: ella es alta, esbelta y preciosa, y yo soy fuerte y muy musculosa. Sí, también soy guapa, pero se trataba de un tipo de belleza completamente diferente", recuerda la deportista en una entrevista a la edición británica de la revista Harper's Bazaar.

Irónicamente, con el paso del tiempo Williams se ha convertido en un icono del mundo de la moda gracias a ese físico poderoso, que le ha permitido colaborar con marcas como HSN y Nike y presentar hace tan solo unos días su propia colección dirigida a "mujeres y niñas que se sienten seguras de sí misma o quieren hacerlo".

"Nunca seré una talla cuatro [el equivalente a una 36 - 38 europea]. Dios mío, por qué iba a querer serlo. Esta soy yo; esta es mi maquinaria y mi arma", asegura acerca de su relación con una industria en la que tradicionalmente han imperado cánones de belleza poco saludables de los que ella también ha sido víctima en el pasado, como recuerda en esa misma conversación, llevándole a desear que pudiera ser más delgada o menos corpulenta.

La intención de la estrella de la pista de cara al futuro es inculcar a su pequeña de ocho meses, fruto de su relación con Alexis Ohanian, la seguridad en sí misma que a ella le faltó durante una etapa muy importante de su vida

"En el futuro podré mostrarle a Olympia que, aunque me haya costado, ahora estoy contenta con quién soy y qué soy y con el aspecto que tengo. Cuando Olympia nació, me di cuenta en seguida de que tenía mis brazos y en lugar de entristecerme o preocuparme por lo que la gente pudiera decir de ella, me alegré".

Mira también:

Serena Williams se casó y disfrutó de una boda íntima y llena de amor.

Serena Williams y Alexis Ohanian se casaron al estilo 'La bella y la bestia'.

 

.

Publicidad