Gary Oldman desea 'volver a la normalidad' tras el fin de la temporada de premios

El actor asistió a todas las galas en las que su nombre aparecía, razón por la que no había descansado muy bien desde el pasado mes de agosto. 

Gary Oldman desea 'volver a la normalidad' tras el fin de la temporada de premios

Foto -  AFP

Foto -  AFP

Desde que diera comienzo la temporada de premios cinematográficos que concluyó ayer domingo con la ceremonia de entrega de los Óscar, el actor Gary Oldman ha asistido a todas las galas en las que su nombre aparecía entre los nominados en la categoría de mejor actor protagonista y, además, ha terminado subiendo al escenario al recoger cada uno de los galardones a los que optaba por su magistral interpretación de Winston Churchill en la cinta 'El instante más oscuro'.

Teniendo en cuenta el frenético ritmo de vida que se desprende de la sucesión de eventos en los que ha tenido que hacer acto de presencia, sin olvidar el arduo proceso de preparación que implicó para él ponerse en la piel del histórico primer ministro británico de cara a tan exigente rodaje, no resulta sorprendente que el intérprete haya revelado que la mayor satisfacción que ha recibido ahora es precisamente la de poder volver a la normalidad.

"Es maravilloso, de verdad, no tengo nada de lo que quejarme. Os quiero a todos y doy las gracias por ver reconocido mi trabajo. Pero la verdad es que llevamos metidos en esta espiral desde el pasado agosto, así que lo único que estoy deseando es recuperar mi antigua vida, volver a la normalidad y no tener un calendario de eventos para los que tenga que arreglarme tanto", explicó el artista en conversación con 'Entertainment Tonight'.

El flamante ganador de un Óscar, un Globo de Oro, un Bafta y de las estatuillas equivalentes en las ceremonias de premios organizadas por los distintos gremios de la industria cinematográfica también ha dejado patente que el estrés que se deriva de tanta exposición pública ha afectado en mayor medida a su esposa Gisele Schmidt, quien no ha dudado en acompañarle a todos estos eventos pese a la alergia que le tiene a las cámaras y los micrófonos.

"Pero la persona a la que más tengo que agradecer es mi esposa, más que a nadie. Para empezar porque, a diferencia de los hombres, se supone que las mujeres no pueden llevar el mismo vestido dos veces. Y eso puede resultar todo un desafío a alguien como ella, que odia ponerse delante de los focos y no le gusta ser fotografiada", ha asegurado en la misma entrevista.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad