Se encuentra usted aquí

De buenas en el juego, de malas en el amor: Zac Efron renuncia a las citas

El actor está convencido de que la fama le impide llevar una vida normal en lo que al terreno sentimental se refiere, ya sea en el mundo real o en el virtual.

De buenas en el juego, de malas en el amor: Zac Efron renuncia a las citas

Foto: AFP

Foto: AFP

Puede que el actor Zac Efron se haya destacado a lo largo de los últimos años como uno de los grandes seductores de la meca del cine, pero eso no significa que en la vida cotidiana el intérprete cuente con las habilidades necesarias para convencer al sexo opuesto de que es el pretendiente ideal con el que mantener un bonito romance.

"Creo que nunca seré capaz de tener éxito en una cita, al menos según las convenciones de lo que una cita tiene que ser, porque en el fondo, la relación ya es de por sí asimétrica. Antes de quedar con una chica, sin quererlo ya he ejercido un tipo de influencia en su vida y con el tiempo se acaban dando cuenta. Encontrar una chica que de verdad pueda ver en mí a la persona y no al personaje llevará tiempo, así como lograr que pueda confiar en que la relación es viable", se sinceró en una entrevista al diario The Times.

Pese a que Zac comprende que algunas mujeres puedan sentir cierta reticencia a quedar con un famoso que involuntariamente pueda arrastrarles al escrutinio público, al mismo tiempo el artista descarta por completo intentar conocer a otras candidatas a través de las nuevas tecnologías, una decisión que también está íntimamente ligada a su condición de personaje público.

"Una vez me registré en Tinder [popular aplicación de citas] y nadie se fijó en mí. Evidentemente la gente pensaba que mi perfil era falso porque en general no se espera que alguien como yo pueda utilizarlo", añadió en tono jocoso.

Pero esa no es la única razón que explica la animadversión que siente el ídolo juvenil hacia todo aquello relacionado con el mundo digital, ya que lleva más de nueve años comprobando a diario que en internet, principalmente en las redes sociales, se concentran todo tipo de comentarios sobre su persona.

"Internet me ha hecho perder la cabeza, literalmente, porque todos los días leo 30 mensajes positivos sobre mí y solo uno en el que se me critica, pero tiendo a obsesionarme con el negativo. Es algo que no puedo controlar, de verdad, así que he decidido que no voy a googlear mi nombre nunca más", aseveró.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad