Se encuentra usted aquí

Daniel Craig no se parece en nada a James Bond, según su mujer Rachel Weisz

La actriz deja entrever que nunca se hubiera casado con su esposo si este tuviera una personalidad similar a la del agente 007.

Daniel Craig no se parece en nada a James Bond, según su mujer Rachel Weisz

Foto: AFP

Foto: AFP

A pesar de la imagen de tipo duro y hermético que proyecta por medio de la gran pantalla, en la vida real la personalidad del actor Daniel Craig dista mucho de la que, por ejemplo, define a su mujeriego y aventurero álter ego James Bond. Así lo asegura su propia esposa, la también actriz Rachel Weisz, quien está convencida de que jamás hubiera llegado a contraer matrimonio con el intérprete si este tuviera algún tipo de parecido con el carismático espía británico.

"Yo no estoy casada con James Bond. Él no es de los que se casa. He visto cómo se ha ido a la cama con varias chicas, pero no le he visto casarse con ellas. Daniel es un actor muy bueno y tiene mucho talento. Nosotros tenemos una vida muy normal. Miro estos pepinos griegos y pienso que es una de esas recetas que a Daniel le gustaría probar", aseguró entre risas sobre el carácter tranquilo y familiar de su esposo en una entrevista al programa 'Lorraine'.

En sus casi siete años de estable relación, los afamados intérpretes han conseguido consolidar un modelo de convivencia familiar relativamente convencional y no demasiado alejado del de cualquier otra pareja, sobre todo gracias a los dos hijos que ambos tienen de relaciones anteriores -ella tuvo a Henry (11) con Darren Aronofsky y él a Ella (25) con Fiona Loudon-, los encargados de devolverles al mundo real después de una larga jornada de rodaje o de uno de los exclusivos eventos reservados únicamente para estrellas de su categoría.

"La gente siempre dice: '¿Vuelves a casa y sigues actuando como el personaje?'. Pero cuando tienes un hijo, la verdad es que no puedes. Necesitas estar allí presente y dejar atrás todo lo que ha pasado durante el día. Además, esta profesión te ayuda a ser mejor en todo. Es un trabajo fantástico. Tenemos la oportunidad de contar historias e imaginar que somos otras personas. Por otro lado tienes todo el alboroto, que es como una fantasía en sí mismo: vestirte de gala e ir a las alfombras rojas. Parece irreal ", manifestó en la misma conversación.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad