Se encuentra usted aquí

Bastante modesto: Chris Hemsworth asegura que sus músculos no son reales

El protagonista de la saga 'Thor' no ha dudado en bromear sobre el supuesto origen de su privilegiada anatomía, que atribuye en broma a la tecnología y a la magia del cine.

Bastante modesto: Chris Hemsworth asegura que sus músculos no son reales

Foto: AFP

Foto: AFP

Pese a ser uno de los actores más admirados y cotizados que tiene el cine comercial a día de hoy, Chris Hemsworth ha vuelto a ofrecer un ejemplo de la modestia que tanto le caracteriza -o de la timidez que le genera cualquier pregunta sobre su trabajado físico- al confesar sin ningún tipo de reparo que no todo lo que aparece en la gran pantalla, al menos en lo que a su persona se refiere, tiene por qué ser necesariamente real.

De hecho, al ser cuestionado sobre las horas de trabajo y dedicación que se desprenden de una musculatura tan bien definida, y que volverá a ser lucida en todo su esplendor en la esperada película 'Thor: Ragnarok' cuando se estrene próximamente en cines, el marido de Elsa Pataky ha tratado de restarle importancia a sus horas de gimnasio para, en su lugar, atribuir todo el mérito a los efectos especiales presentes en las grandes producciones.

"No tiene nada que ver conmigo, son los efectos especiales los que me hacen parecer así. En realidad peso unos 180 kilos, lo que pasa es que tú no te has percatado todavía", bromeó en conversación con el portal de noticias E! News sobre la conocida 'magia del cine' al tiempo que promocionaba la última entrega de la exitosa saga de Marvel.

Lo cierto es que en las semanas inmediatamente anteriores al inicio del rodaje de la cinta, el propio Chris subía a su perfil de Instagram varios vídeos -sin filtros o edición de por medio- que le retrataban esforzándose al máximo para desarrollar aún más su privilegiada musculatura, ya fuera en sesiones al aire libre o en su gimnasio.

 

A post shared by Chris Hemsworth (@chrishemsworth) on

"Preparándome para luchar contra Hulk", escribía hace unos meses junto a un vídeo en el que aparecía practicando boxeo, capucha al más puro estilo Rocky incluida, y fortaleciendo sus ya de por sí imponentes bíceps de cara a una de las secuencias más importantes de la película.

Desde luego, la pasión por la actividad física es una de las muchas aficiones que el australiano comparte con su mujer, la también actriz Elsa Pataky (41), quien además de exhibir una disciplina espartana en sus jornadas diarias de ejercicio, con el tiempo ha terminado convirtiéndose en toda una gurú del fitnes que ha llegado a publicar dos libros sobre esta disciplina.

"Cada vez que vengo aquí, no puedo dejar de ir al gimnasio favorito de Fernando [Sartorius] y mío, el Gold's Gym en Venice, la Meca del culturismo. En sus paredes cuelgan las fotos de los culturistas más famosos del mundo que han pasado por aquí. A mí me encanta entrenar en este lugar mítico", revelaba sobre sus gimnasios favoritos de Los Ángeles.

 

Publicidad