Johanna Fadul se operó por inconvenientes en ‘Sin tetas sí hay paraíso’

La actriz, quien interpreta a la malvada Daniela, narró las razones y mostró el procedimiento por medio de su cuenta de Instagram.

Johanna Fadul se operó por inconvenientes en ‘Sin tetas sí hay paraíso’

Foto: Cortesía Telemundo

Foto: Cortesía Telemundo

No todo lo que brilla es oro, tal vez eso podríamos decir de las extravagantes joyas que usa Daniela en ‘Sin tetas sí hay paraíso’, este particular personaje que busca venganza a costa de lo que sea y sobre quien sea.

Johanna Fadul, quien la interpreta, no se lleva muy bien con esos accesorios y así lo dejó en claro en su cuenta de Instagram, en donde aseguró que era alérgica a todo lo que no era oro ni plata en sus orejas.

 “Yo soy alérgica a todo lo que no es ni oro ni plata y en esta oreja me hice una expansión gratis, no me gusta como se ve. En ‘Sin tetas sí hay paraíso’ Daniela es una vieja emperifollada y los aretes que me ponen son demasiado pesados y, obviamente, no son ni de oro ni de plata”, afirmó.

La talentosa actriz tuvo que buscar ayuda especializada para reparar este daño y les contó a los seguidores que también quieren hacerse ese procedimiento todo lo que deben tener en cuenta.

“Me fue súper bien, es más el susto. Todos los chuzones de la anestesia duelen, pero uno después ya no siente nada”, aseguró.

Así mismo, Fadul no se quedó callada debido a los insultos que recibió luego de recomendar a Andrés Mejía, cirujano que le reconstruyó los lóbulos y también le operó los senos, porque muchos consideran que es una mujer ‘plástica’.

Lo cierto es que ella afirmó que no tenía por qué ocultar quién era, qué le gustaba y qué se había hecho.

“Hay viejas más que nada que dicen ‘ay claro, cómo le va a doler esto tan chiquito si está hecha de punta a punta’. Crean, opinen, piensen lo que quieran, igual uno por medio de las redes sociales está expuesto precisamente a todo esto. Quiero decirles que no me importa, no me afecta. Yo soy feliz mostrándome tal y como soy. Lo que hago y lo que dejo de hacer. Más bien, pobrecitas esas personas que hacen unas cosas por debajo de cuerda para que nadie se dé cuenta”, concluyó.

Publicidad