Gigi Hadid se desmarca de la polémica de su portada para Vogue Italia

La modelo se ha disculpado por la controvertida portada en la que luce una piel mucho más morena de lo habitual y unos rasgos casi irreconocibles, pero insiste en que ella no tuvo ningún control creativo sobre el reportaje.

Gigi Hadid se desmarca de la polémica de su portada para Vogue Italia

Foto: Captura Cimahub.

Foto: Captura Cimahub.

La última colaboración de Gigi Hadid con la prestigiosa publicación de moda para su edición italiana ha generado una gran controversia debido tanto al tono de piel oscuro como a los rasgos casi irreconocibles que luce en su portada la modelo y que muchos han relacionado con la antigua costumbre del Hollywood dorado -desterrada hace décadas- de pintar el rostro de los actores blancos para que interpretaran papeles de afroamericanos.

Gigi Hadid lleva el glamour en la sangre.

En su defensa, la joven ha echado mano de las redes sociales para compartir una fotografía tomada por un paparazzi el mismo día en que posó para la mencionada revista y que demuestra que su intenso moreno era resultado del autobronceador que le aplicaron durante el proceso de maquillaje y peluquería. Al mismo tiempo, Gigi ha querido desligarse de cualquier decisión cuestionable que tomara el equipo en posproducción alegando que tales aspectos de ese tipo de trabajos no dependen de ella.

"Esta es una imagen mía regresando a casa después de la sesión para mi portada de Vogue el 3 de abril... aquí se puede apreciar lo mucho que me habían bronceado en el set. Por favor, debéis comprender que mi control sobre cualquier reportaje es, primero, inexistente en términos de dirección creativa, y segundo, acaba en cuanto dejo el set y cualquier cosa que se haga con las instantáneas a posteriori está fuera de mi alcance. El bronceado y los retoques con photoshop son parte de un estilo que S.Klein lleva desarrollando muchos años y creo que era lo que se esperaba de esta colaboración: mostrarme de una manera diferente. PERO, aunque comprendo cuáles eran las intenciones de Vogue, esa idea no se ejecutó de manera correcta y las quejas que se han expresado al respecto son muy válidas. Quería hacer referencia a esta controversia por todos aquellos que se hayan sentido ofendidos por la edición/ los retoques/ el colorido de la portada", reza el comunicado que la maniquí ha difundido a través de las redes sociales.

En ese mensaje la estrella admite que ambas posturas son en parte válidas -la de quienes defienden las licencias artísticas tomadas por Vogue para plasmar su visión y los que apuntan que deberían haber contratado a una modelo con el color de piel correspondiente-, pero parece dar a entender que ni ella misma está satisfecha con el resultado final.

"Por favor, quiero que quede claro que, de haber dependido única y exclusivamente de mi criterio, las cosas habrían sido muy diferentes. En cualquier caso, quería disculparme porque mi intención nunca ha sido restar importancia a esas críticas o robar oportunidades a cualquier otra persona, y espero que todo esto pueda servir de ejemplo a otras revistas en un futuro. En el mundo de la moda existen verdaderos problemas de representación e inclusividad; es nuestra responsabilidad hacerles frente y trabajar en pos de una industria más diversa".

Por su parte, Vogue ha emitido ya una disculpa para sus lectores en la que alega que su única intención era crear un editorial inspirado en una temática de playa.

Mira también:

¿Han vuelto Zayn Malik y Gigi Hadid?

 

 

 

Publicidad