Se encuentra usted aquí

“La Amy que yo conocía estaba obsesionada con la música”: Jamie Cullum

El artista británico fue uno de los grandes impulsores de la carrera de la fallecida Amy Winehouse en sus inicios.

“La Amy que yo conocía estaba obsesionada con la música”: Jamie Cullum

Foto: Showbangbiz

Foto: Showbangbiz

El popular cantante y pianista de jazz Jamie Cullum fue uno de los grandes valedores de la malograda Amy Winehouse cuando esta trataba de hacerse un hueco en la industria musical allá por el año 2003. Aunque con el paso del tiempo fueron perdiendo el contacto y la intérprete inglesa acabó inmersa en una profunda adicción al alcohol y las drogas, su examigo siempre confió en que su innegable talento y su actitud perfeccionista le ayudaría a superar sus problemas.

"Sinceramente, siempre pensé que lo de Amy sería solo una fase, que la música la devolvería a la realidad. Cuando su voz empezó a sonar de una manera diferente, en su momento creí que ella acabaría dándose cuenta y pondría remedio a todos sus problemas. Siempre supe que para ella su voz lo era todo y que tenerla bien afinada era una de sus grandes obsesiones. Pero al final pasó lo que pasó, y es muy triste", se sinceró Jamie en la revista Event.

El también artista británico recuerda que, en sus inicios, Amy se encontraba exclusivamente centrada en la promoción de su disco debut -'Frank' (2003)- y, por ello, trataba de evitar las tentaciones de la vida nocturna una vez terminaban los muchos conciertos que ambos ofrecían por toda Europa, en los que Amy solía ejercer de telonera o compartía emotivos duetos con Jamie.

"Cuando empecé a ganar popularidad y decidí empezar a presentar mis canciones en vivo, Amy era mi telonera y por eso nos hicimos tan buenos amigos. Pasábamos mucho tiempo juntos, conectamos a nivel artístico porque teníamos muchas cosas en común, experiencias personales y ese gusto por la improvisación en el escenario. Pero claro, en esos tiempos ella no era tan famosa", apuntó antes de señalar el momento concreto en que su relación comenzó a deteriorarse.

"En esos tiempos, a ella no le gustaba trasnochar demasiado porque pensaba que su voz se vería perjudicada y optaba siempre por irse al hotel a escuchar música. Todo eso ocurrió antes de que llegara a lo más alto y perdiéramos el contacto para siempre. La Amy que yo conocía estaba obsesionada con la música", concluyó.

Por: Showbangbiz

Publicidad