Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

logopush.png
¿Quieres saber más de las producciones de Caracol TV? Activa las notificaciones y recibirás información al instante.
¡Veámonos!
Nos vemos luego

Publicidad

Conoce estos cinco mitos y realidades sobre la compra de ropa de segunda mano

Este sector ha crecido durante los últimos años, permitiendo un aporte significativo al medio ambiente, creando hábitos sostenibles y generando ahorro económico.

Mitos y verdades ropa de segunda mano
Este mercado se ha establecido y ampliado su estrategia para llegar a más personas.

El comprar ropa de segunda mano se ha convertido en un cuestionamiento para mujeres y hombres que buscan ayudar al cuidado del medio ambiente y que ven que varias prendas aún están en excelentes condiciones, no obstante, es normal llenarse de inquietudes.

No se puede negar que la industria de la moda genera cerca de 100.000 millones de prendas al año. Sin embargo, el fast fashion y la compra no responsable, han afectado el planeta, muestra de esto es el panorama que se vive actualmente en el desierto de Atacama en Chile.

Publicidad

Para que esto no siga sucediendo y para que tengas seguridad, certeza y confianza de que comprar ropa de segunda mano es una práctica positiva, y con la cual nos podemos sorprender, te enseñamos los mitos y realidades de esta experiencia que se está convirtiendo en todo un éxito.

Mito 1:
Se vende la ropa de segunda mano cuando ya está desgastada, en su material y colores. No está en óptimas condiciones.
Realidad:
Estas prendas están en excelente estado, en muchas ocasiones se han usado una sola vez o incluso se consiguen con etiquetas y fibras intactas.

Mito 2:
La ropa de segunda no es higiénica y se vende sin un lavado adecuado o con malos olores.
Realidad:
Para vender estas prendas en tiendas de segunda, tanto en puntos físicos o en plataformas, deben pasar por un proceso de curaduría en donde se exige lavar y planchar la ropa, de manera que se brinde la mejor experiencia posible a las compradoras y que nuevamente se motiven a adquirir otras prendas.

Mito 3:
Solo se consiguen tallas grandes y no están disponibles accesorios o prendas para eventos especiales o ir de viaje.
Realidad:
En estas plataformas se encuentran prendas de todas las tallas y gustos. De igual forma, se consiguen prendas para el día a día, ir a la playa o para un evento de gala.

Publicidad

Mito 4:
Las personas que compran ropa de segunda no tienen grandes ingresos y optan por no comprar ropa de marca.
Realidad:
En absoluto, las personas pueden encontrar marcas premium en plataformas de segunda, a buen precio y no necesariamente porque no tienen grandes ingresos, sino porque prefieren ahorrar o invertir ese dinero en otras prendas.

Mito 5:
No es confiable comprar estas prendas de manera virtual, ya que puede llegar una prenda diferente a la de la fotografía y el dinero se puede perder.
Realidad:
No es arriesgado comprar así porque actualmente existen opciones que permiten una mayor seguridad al comprar. En las plataformas puedes saber quién es el vendedor, pedir información adicional sobre las prendas, puedes consultar su reputación dentro de la comunidad y si la prenda que compraste no coincide con lo que estaba publicado, se te devuelve el dinero.

Publicidad

Te puede interesar: Brillos, color y moda: los estudiantes que diseñan los atuendos en el Carnaval de Barranquilla

Así mismo, al comprar en tiendas de segunda tienes ventajas adicionales:

Publicidad

  • Se pueden hallar modelos en muy buen estado, marcas reconocidas a buenos precios, en algunas ocasiones piezas que no se hallan en otros lados.
  • Uno mismo puede vender aquellas prendas que ya no está usando y ganar dinero extra.
  • Ahorrar dinero en las prendas que están con descuentos de hasta el 80%.
  • Se encuentran más de 3 millones de prendas en un solo lugar (dato de Colombia).
  • Ayudas al planeta: no hay nada más sostenible que lo que ya existe y el reúso es la opción más sostenible de consumo.

📺 Sigue a Caracol TV en Google Noticias. 📺 Sigue a Caracol TV en Google Noticias.