Se encuentra usted aquí

Exesposa de Michael Jackson arremete contra todos sus médicos

Debbie Rowe, madres de los dos primeros hijos del cantante, asegura que ellos propiciaron las adicciones que lo llevaron a perder la vida en 2009.

c492aecb394203a429671f63a03823fb.jpg

La madre de Prince Michael y Paris Jackson --quien recientemente trató de suicidarse cortándose las venas-- hizo estas duras declaraciones durante la última sesión del juicio que la familia Jackson mantiene con la promotora AEG Live, la empresa que organizó la maratoniana jornada de 50 conciertos consecutivos que el intérprete iba a ofrecer el verano de su trágica muerte.

Uno de los objetivos del proceso es precisamente determinar el papel que jugaron los doctores del cantante en el suministro de medicamentos que debilitó progresivamente su salud, un tema del que Debbie Rowe tiene claro que fue crucial a la hora de condenar a Michael a una muerte segura.

"Michael tenía una tolerancia muy baja al dolor físico, y creo que todos sus médicos se aprovecharon de esa situación para su propio beneficio. Existía una especie de competición entre ellos para ganarse el favor de Michael, por lo que le recetaban dosis mucho más fuertes de las necesarias para mantenerle satisfecho. Había ocasiones en las que los médicos iban aumentando las dosis y la cantidad de sustancias en función de lo que hicieran sus rivales. Michael no se daba cuenta de nada de eso, lo único que quería es que alguien le ayudara a paliar el dolor", aseguró la exmujer del astro del pop durante su paso por el tribunal.

Aunque el foco de la atención mediática ha recaído siempre en la letal intervención del doctor Conrad Murray que sirvió como trágico desenlace, ya que fue él quien suministró por vía intravenosa la dosis final que acabó con Michael Jackson, Debbie Rowe está convencida de que el denostado médico no es ni mucho menos el único responsable de la "cadena de negligencias" que puso fin a su vida, un destructivo proceso que no pudo ser evitado por los únicos profesionales que "de verdad" querían lo mejor para él.

"Puedo decir que estos idiotas estuvieron drogando a Michael durante años, hasta que el doctor Conrad Murray llegó y le dio la estocada final en el verano de 2009. Es una cadena de negligencias llena de responsables que deberían ser castigados, pero entre ellos no se encuentra su fisioterapeuta Allan Metzger. Creo que él y yo fuimos los únicos que le dijimos 'no' a Michael cuando nos pedía que le diéramos pastillas, de hecho estoy segura de que éramos los únicos que nos preocupábamos de verdad por su bienestar", aseveró Debbie.

Por: Bang Showbiz

Publicidad