Se encuentra usted aquí

Matar a Jesús: el espejismo de la venganza que conduce al incómodo reconocimiento del otro

La película ha ganado 12 premios y llegará a las pantallas de cine el próximo jueves 8 de marzo. Los actores y la directora hablaron en exclusivo para Caracoltv.com.

El novelista francés Honoré de Balzac decía que en la venganza el más débil es siempre el más feroz. Tal vez bajo esa premisa se podría encuadrar la historia de Paula (Natasha Jaramillo), protagonista del galardonado filme colombiano "Matar a Jesús". Ella se ve envuelta en el dilema ético de acabar con la vida del asesino de su padre (Giovany Rodriguez) o dejarlo vivir para no tomar justicia por cuenta propia.

Esta película se sostiene en el impulso universal y humano de cobrar revancha por el dolor padecido, pero con el ingrediente latinoamericano del contexto violento donde los dramas confluyen entre los asesinatos, las tragedias familiares y la injusticia.

Resulta que el filme es una historia personal de la directora Laura Mora que, a manera de expiación, encontró luego de 10 años de escritura un guion sólido que se ha llevado 12 galardones en los festivales de cine en los que ha participado. Entre estos se cuentan: el Premio Eroski de San Sebastian, la Selección Oficial en Toronto, el Premio Roger Ebert de Nuevos Directores de Chicago, dos premios del Festival Internacional de Cine del Cairo, el Premio Especial del Jurado Ópera Prima en el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, entre otros.

Su provocativo nombre fácilmente podría pensarse como una metáfora en la que la venganza es un acto en donde se asesina a mismísimo Dios y se cae en un espiral decadente y sin retorno. "Matar a Jesús" es un relato contemporáneo del irrespeto por la vida y la diferencia. Una trama que llevará al límite las emociones de los espectadores que estarán en la puja del dolor de la pérdida y la rabia de la ineficacia institucional versus el engorroso lugar del enemigo humanizado. Un espacio poco habitual, y hasta desconocido, para los colombianos por lo difícil que es descubrir rasgos humanos en los victimarios por más viles que sean.

¿Será que la moraleja es un acto de rebeldía contra las acciones tradicionales del ojo por ojo y bala por bala que solo engendran más sangre? Hay que ver esta película para darse cuenta de que las líneas que dividen al bueno y al malo se vuelven más borrosas cuando se conocen las historias de vida que hay en el fondo.

Mira también:

Premios Óscar 2018: lista de nominados

'La forma del agua', un fantástico sumergimiento en la naturaleza humana

 

 

Publicidad
Más Contenidos