Se encuentra usted aquí

Rashida Jones revela que fue atacada por el chimpancé de Michael Jackson

La intérprete, hija del productor Quincy Jones, ha querido compartir públicamente la traumática experiencia que vivió por culpa del travieso 'Bubbles'.

Rashida Jones revela que fue atacada por el chimpancé de Michael Jackson

Foto: AFP

Foto: AFP

La actriz Rashida Jones jamás olvidará las frecuentes visitas que hacía de niña al estudio de grabación en el que su famoso padre, el legendario productor Quincy Jones, trabajaba junto al malogrado Michael Jackson en algunos de sus álbumes más icónicos, como 'Off the Wall', 'Thriller' o 'Bad', ya que en una ocasión acabó siendo víctima del mal carácter de 'Bubbles', el chimpancé que el rey del pop tenía como mascota y del que rara vez se separaba, cuando este acabó mordiéndole el dedo en un intento de zafarse de ella.

"Me atacó sin piedad... Bubbles, el mono de Michael Jackson. Todavía se aprecia la cicatriz que me dejó en el dedo tras morderme con toda su fuerza. Recuerdo que llevaba un peto vaquero y una camiseta de rayas como si fuera un niño pequeño. Yo le estaba riñendo porque poco antes me había lanzado algo y le di un golpecito en la cabeza porque había visto a Michael hacer exactamente lo mismo. El caso es que me mordió y me echó una mirada asesina mientras lo hacía", reveló la intérprete a la revista digital Vice.

Pasados casi treinta años de tan desagradable suceso, la protagonista de la serie 'Parks and Recreation' confiesa que en ocasiones aún le persigue el traumático recuerdo de lo ocurrido y no duda en expresar su convencimiento de que 'Bubbles' jamás llegó a sentir arrepentimiento alguno del daño que le había causado.

"Durante 10 minutos me quedé lívida, pálida como un fantasma, porque no podía apartar la vista de mi dedo, que sangraba profusamente. Mientras tanto, él me miraba como diciendo: 'Aquí mando yo, soy el hombre'", explicó en la misma conversación.

Aunque el famoso simio llegó a convertirse en la década de los 80 en una estrella por derecho propio al acompañar a su dueño a toda clase de actos públicos, además de disfrutar de toda clase de comodidades en la mansión del cantante como una cuna personalizada, al llegar a la vida adulta no tuvo otro remedio que instalarse en un santuario de animales de Florida, donde vive plácidamente y en un contexto más apropiado para su naturaleza salvaje desde el año 2005.

Hace solo unos meses, era precisamente Quincy Jones quien compartía públicamente la "irritación" que le causaba la afición de Michael por compartir jornada de trabajo con sus animales más queridos, sobre todo porque su serpiente 'Muscles' tenía por costumbre enroscarse en su pierna y, en una ocasión, llegó a comerse un loro en su presencia.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad