Se encuentra usted aquí

Robert Rodriguez se implica al máximo en sus películas

El responsable de éxitos como 'Sin City' entiende sus creaciones como un producto coherente y cohesionado, por lo que trabaja a fondo en cada uno de sus elementos

Robert Rodriguez se implica al máximo en sus películas

El conocido cineasta no solo atesora en su currículum cinematográfico la dirección de películas tan emblemáticas como 'Abierto hasta el amanecer', 'El Mariachi', y las dos primeras cintas de la saga 'Sin City', sino que en todas ellas su nombre también aparece en los créditos de la composición musical, el guion y la dirección artística: cargos que sin duda se explican por su polifacética "creatividad".

"Desde que era pequeño, me ha encantado dibujar, hacer fotografías, escribir, experimentar con la música y, sobre todo, aprender cada día a hacer mejores películas. Por eso disfruto tanto involucrándome al máximo en todos los elementos que conforman mis creaciones artísticas, es una manera de dar rienda suelta a mi creatividad y cultivar todas aquellas aficiones que me definen", reconoció a la revista Red Bulletin.

Aunque el artista nunca ha renunciado a esa filosofía profesional que se desprende de su carácter hiperactivo, al mismo tiempo admite que la dinámica laboral que impera en la industria de Hollywood le ha llevado a cuestionarse en varias ocasiones la necesidad de estar al tanto de cada detalle relativo a sus proyectos cinematográficos.

"Cuando empecé mi carrera como director, tenía asumido que un buen profesional debía supervisar todo y participar en todos los aspectos creativos de una producción, que tiene que ser entendida como un todo. A día de hoy sigo pensando exactamente lo mismo, pese a que algunos compañeros me dijeron que debería delegar más en mis subordinados. ¿Por qué debería hacer eso si disfruto tanto encargándome de todas esas cosas?", reflexionó en la misma entrevista.

Robert Rodriguez también puede presumir, a diferencia de muchos debutantes, de que sus primeros filmes siempre lograban generar beneficios que contrastaban con lo arriesgado de sus temáticas, algo que el director atribuye al hecho de que era capaz de trabajar con presupuestos muy austeros.

"Nunca corrí demasiados riesgos a nivel financiero. Fui capaz de hacer 'El Mariachi' con solo 7 000 dólares de presupuesto, mucho menos de lo que se gastaron los estudios Columbia en todo lo relacionado con la promoción. Al final acabamos ganando casi el triple de lo invertido", apuntó.

Publicidad