Se encuentra usted aquí

Falcao siempre buscó una excusa para jugar al fútbol, asegura su madre

Carmenza Zárate, madre del delantero de la Selección Colombia, revela los secretos mejor guardados de la infancia de esta estrella del fútbol.

68bdd98c9900d5002ad1ee5edf34797d.jpg

Quién mejor que una madre para hablar de las aventuras de su hijo. Es por eso que Caracoltv.com se dio a la tarea de conocer más sobre la niñez de uno de los hombres responsables de que los colombianos tengamos puesta la camiseta de nuestra selección y vayamos a vivir el sueño de Brasil 2014.

Se trata de Radamel Falcao García Zárate, nacido el 10 de febrero de 1986 en Santa Marta. Desde niño manifestó su deseo de jugar fútbol, o por lo menos eso cuenta su madre, quien asegura que se emocionaba desde que estaba en el vientre al oír el sonido de la pelota. 

Para esta madre entregada al bienestar de sus hijos era muy importante pasar tiempo a su lado, por eso ella fue su primera entrenadora y pasaba más de seis horas jugando con él. Incluso recuerda que ella fue la que le enseñó a cabecear.

Aunque Radamel siempre fue muy juicioso, como todo niño era travieso. Así lo demuestra su madre contando esta divertida anécdota: "Cuando ayudaba a doblar la ropa se ponía a jugar con las hermanas y armaba una pelota con las medias de fútbol, hasta que un día llegué a la casa y encontré el vidrio de una ventana roto. Me dijeron que habían tirado una piedra desde la calle y yo por supuesto les creí. La verdad la supe hasta hace tres años cuando me enteré que el responsable del daño había sido Falcao jugando con una media", aseguró Carmenza. 

Las mujeres siempre han sido muy importantes para este futbolista y por eso que su vida cambió significativamente desde que supo que iba a tener una hermana. Carmenza confiesa que a los 8 años su hijo no era el más aplicado en el colegio por estar tan concentrado en el fútbol, pero que al saber que iba a tener una hermana mejoró sus calificaciones. 

"Cuando tenía 8 años en el colegio era novio de todas las niñas del curso", dice la madre del goleador del Mónaco. Pero aclara que aunque todas decían que eran sus novias, a él le gustaba la ‘gordita' y la ‘morenita'. 

Dos años después Falcao tiene una nueva alegría, la llegada de su segunda hermana, a quien ayudó a criar, haciéndose cargo de la casa cuando sus padres estaban trabajando.

Carmenza afirma que la infancia de su hijo fue truncada porque tuvo muchas responsabilidades desde los 5 años, pues mientras otros niños se dedican a jugar y a montar bicicleta, él tenía que embolar sus guayos y estar pendiente de su carrera futbolística. 

"Aunque se privó de muchas cosas como niño, gracias a la ayuda de Dios y a su disciplina hoy está donde está", explicó la mamá del candidato al balón de oro, que transmite una energía envidiable al hablar con el más profundo amor de su hijo y de quien actualmente no solo siente orgullo ella, si no todo un país que vive la ilusión de vestir la camiseta tricolor nuevamente en un Mundial de fútbol.

Por: Alejandra Triana

Caracoltv.com

Publicidad