Se encuentra usted aquí

Dave Grohl supera el récord de palabras groseras que ostentaba Adele en Glastonbury

Foo Fighters encabezó las actuaciones del sábado en el festival y, pese a la prohibición de utilizar expresiones inapropiadas, su líder rompió las reglas de forma deliberada.

Dave Grohl supera el récord de palabras groseras que ostentaba Adele en Glastonbury

Foto: AFP.

Foto: AFP.

Pese a que el festival de Glastonbury parezca un paraíso de buenas vibraciones, donde cada uno puede hacer gala de su espíritu libre sin miedo a la censura, la cruda realidad es que los artistas que en él participan deben comprometerse a acatar una norma: no utilizar palabras malsonantes durante sus actuaciones. Esta prohibición proviene de los directivos de la BBC, ya que muchos de los conciertos son retransmitidos en directo por sus canales de la televisión y la política de estos pasa por excluir de sus emisiones cualquier tipo de lenguaje soez u ofensivo.

El año pasado la siempre espontánea Adele no pudo evitar saltarse la norma ni más ni menos que en 33 ocasiones, pronunciando una y otra vez la palabra "joder" para espanto de la organización del evento, pero su particular récord ya es cosa del pasado, porque Dave Grohl -líder de los Foo Fighters- se ha encargado de batirlo este año de manera deliberada.

"Estábamos haciendo una entrevista, y alguien nos ha dicho que no podemos decir tacos. 'No se dicen tacos en Glastonbury'. ¿Qué significa eso? Adele tiene el récord por decir más veces la palabra joder en un concierto en Glastonbury. Amo a Adele pero adivinad qué...", exclamó el guitarrista ante la multitud allí congregada, antes de comenzar a canturrerar durante un tiempo la palabra prohibida.

Su entregado público entró completamente al juego del antiguo batería de Nirvana, apoyándole en sus irreverentes coros y añadiendo además alguna que otra expresión inapropiada de su propia cosecha.

"De acuerdo, creo que hemos superado el récord, que creo que estaba en 33. Tío, cállate, eso ya son 34", le espetó con sentido del humor a uno de los fans allí presentes que quería continuar su particular protesta contra la restricción.

Horas antes de su actuación, Grohl ya mostró su indignación y sorpresa ante el veto impuesto por Glastonbury a la libertad de expresión, insinuando además que le parecía imposible que su grupo pudiese mantenerse en el umbral de lo políticamente correcto durante todo el tiempo que estuviera sobre el escenario.

"¿Qué no podemos decir pinches tacos en el concierto? Buena suerte. Oh Dios, se llevarán una gran sorpresa con eso. Joder, la verdad es que no lo sabía. Decimos tacos todo el pinche tiempo, digo joder en cada frase. Creo que es una especie de tic derivado de la ansiedad", confesaba al diario The Daily Mail.

Mira también:

Foo Fighters anuncia su nuevo álbum y se preparan para su propio festival.

Heredó su talento: hija de Dave Grohl sorprende en concierto de Foo Fighters.

Publicidad