Se encuentra usted aquí

¿Te pasa? Dave Franco deja que sus gatos dicten su vida sentimental

El actor supo que su esposa Alison Brie era la mujer indicada para él cuando ella conoció por primera vez a sus dos gatos y no salió corriendo.

¿Te pasa? Dave Franco deja que sus gatos dicten su vida sentimental

Foto: AFP

Foto: AFP

Por sorprendente que pueda parecer, Dave Franco y Taylor Swift tienen en común mucho más de lo que pudiera parecer a primera vista. De hecho, el actor es básicamente la versión masculina de la cantante: un apasionado de los mininos que prefiere la compañía de sus dos gatos a la de muchas personas y que permite además que estos jueguen un papel muy importante en su vida sentimental. Eso quiere decir, básicamente, que cualquier persona que no consiga el visto bueno de sus mascotas o que no esté dispuesta a pasar gran parte de su tiempo con ellos queda automáticamente descartada como potencial pareja.

Por eso, cuando la actriz Alison Brie apareció en la vida de Dave dispuesta a aceptarle a él y a sus compañeros felinos con los brazos abiertos, supo que había encontrado a la mujer perfecta con la que casarse y pasar el resto de sus días.

"No sé cómo he acabado convirtiéndome en el rarito que tiene dos gatos. Hubo un momento de mi vida en el que era el tipo soltero que vive con dos gatos de siete kilos. Es una buena manera de descartar posibles citas, desde luego. Gracias a Dios Alison los adora. En realidad, ella era mi única opción", ha bromeado el intérprete en el programa 'The Tonight Show starring Jimmy Fallon'.

Si la buena sintonía que se estableció entre sus gatos y su ahora esposa -con quien se casó hace seis meses tras dos años de compromiso- no fuera suficiente para hacerle ver que estaban hechos el uno para el otro, Dave recibió otra prueba irrefutable de ello después de arruinar una fiesta de cumpleaños que Alison le preparó al poco de iniciar su romance por culpa de un consumo irresponsable de unas galletas muy 'especiales'.

"Mi cumpleaños fue unos tres meses después de que empezáramos a salir. Ella me organizó una fiesta sorpresa, lo que me pareció muy considerado por su parte... Pero se salió de control. Yo me puse muy nervioso y no se me ocurrió otra cosa que comerme galletas de marihuana para aliviar la tensión. Tuvieron el efecto totalmente contrario al deseado: acabé corriendo escaleras abajo y teniendo el primer ataque de pánico de toda mi vida", recuerda Dave, quien aún no puede creer que su pareja reaccionara con sentido del humor y comprensión ante la situación. "Alison y yo siempre decimos que, si pudimos sobrevivir a mi fiesta sorpresa, entonces no hay nada que no podamos superar juntos".

Por: Bang Showbiz 

Publicidad