Se encuentra usted aquí

Amy Schumer odia ser famosa

A la humorista no le gusta la fama porque le ha reportado más quebraderos de cabeza que satisfacciones

Amy Schumer odia ser famosa

La fama de la humorista Amy Schumer no ha hecho que su vida se convierta precisamente en un cuento de hadas, ya que le ha reportado "más dolor" que satisfacciones.

"Soy famosa desde hace poco y resulta que no es divertido. ¿Vosotros sabíais eso? Ahora me estoy dando cuenta de que mis sueños han sido una farsa, de que realmente [ser famosa] no es algo grandioso y de que solo acarrea dolor", reconoció este miércoles delante del público presente en el evento Act in Paris organizado por Sierra Club en la capital francesa, entre el que se encontraba el actor Robert De Niro.

Sin embargo, la popularidad de Amy no ha conseguido que pierda el sentido del humor, como demuestra al bromear asegurando que su carrera decaerá igual de rápido que despegó en un plazo de tres meses.

"Todos sabemos que esto va a durar solo tres meses porque así funcionan las cosas. Estoy cerrándome puertas como si se hubiera acabado todo de una p**a vez. Os lo digo en serio, esta es la última vez que me veis sobre un escenario", explicó.

Una de las consecuencias de la fama que más molesta a Amy es que los paparazzi le saquen fotografías en momentos inoportunos porque le hacen sentirse avergonzada de su aspecto físico, como sucedió cuando se publicaron unas en las que aparecía haciendo esquí acuático junto a su atractiva amiga Jennifer Lawrence.

"No me reconocía en las fotos. Pensé: 'Oh, Alfred Hitchcock está vivo y le encantan los deportes acuáticos", confesaba Amy el pasado mes de agosto en 'The Daily Show'.

Publicidad