Se encuentra usted aquí

Bob Geldof se culpa de la muerte de su hija Peaches

El cantante cree que podría haber hecho mucho más para evitar la muerte de la joven

Bob Geldof se culpa de la muerte de su hija Peaches

El cantante Bob Geldof sufrió un duro golpe el pasado mes de marzo cuando su hija Peaches falleció con tan solo 25 años a causa de una sobredosis de heroína, una pérdida que el artista cree que marca su fracaso como padre.

"Era muy inteligente, demasiado inteligente. Sabía el tipo de vida que se suponía que le esperaba. Intentó que no fuese así pero, Dios la bendiga, no pudo conseguirlo. No estoy culpando a los periódicos, por supuesto que no. Me ataco a mí mismo, yo soy el padre y por tanto el responsable. Claramente fracasé", señaló Geldof a ITV News.

Tras la muerte de su ya entonces exmujer Paula Yates en 2000 por una sobredosis, Geldof tuvo que criar en solitario a Peaches y a sus hermanas Fifi, Pixie y Tiger -esta última fruto de la relación de Paula con el cantante Michael Hutchence-, y aunque intentó hablar en numerosas ocasiones con la joven de sus problemas de adicción, siempre sentirá que podría haber hecho más por ella.

"Cualquiera que me esté viendo, que sea padre y tenga un hijo muerto, sabe que vuelves a revivir y a repasar todo una y otra vez preguntándote qué más podrías haber hecho", añadió.

A pesar de que han pasado varios meses desde que falleciera Peaches -madre de Astala (2) y Phaedra(1) junto a su marido el músico Thomas Cohen- Geldof aún no ha sido capaz de superar su pérdida.

"La capacidad de intentar entenderlo o de intentar lidiar con este gran dolor está ahí, pero lleva mucho tiempo poder asimilarlo. Ya no tengo a Peaches conmigo. Todo sucedió muy pronto, de forma repentina. No me lo esperaba", sentenció.

Publicidad