Se encuentra usted aquí

Meg Ryan pierde su dulce sonrisa

Los años no pasan en balde ni siquiera para las estrellas del cine, y en el caso de Meg Ryan parece que además han conseguido robarle la dulce sonrisa que le

Meg Ryan pierde su dulce sonrisa

Los años no pasan en balde ni siquiera para las estrellas de Hollywood, y en el caso de Meg Ryan parece que además han conseguido robarle la dulce sonrisa que le llevó a la fama. Quizá fuera por las intensas sesiones de ejercicio a las que se somete para mantener su figura, pero la actriz abandonó su gimnasio neoyorquino con un semblante muy serio y un ceño fruncido que no consiguieron borrar ni las atenciones de su novio, el músico John Mellencamp.

Publicidad