Se encuentra usted aquí

Michael J. Fox ha superado todos los pronósticos de sus médicos

Al actor, que se despidió hace unos meses de su papel en la serie 'The Good Wife', le aseguraron cuando le diagnosticaron párkinson hace 25 años que en una década ya no podría trabajar.

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Instagram photo by The Michael J. Fox Foundation

Cuando a la estrella de cine Michael J. Fox le diagnosticaron párkinson en 1991, a la edad de 29 años, en la cima de su popularidad y con un hijo pequeño, le aseguraron que su carrera profesional no se alargaría más allá de la siguiente década debido a los síntomas de una enfermedad que se intensificarían progresivamente con el paso del tiempo.

Sin embargo, a principios de este año el actor se despidió de su papel de Louis Canning en la serie 'The Good Wife', que llevaba interpretando desde 2010, y ahora se prepara para un nuevo proyecto del que no puede desvelar demasiados detalles, pero que demuestra que sus médicos no podrían haber estado más equivocados.

"Me diagnosticaron párkinson hace 25 años, y se suponía que solo iba a poder trabajar otros diez años. A estas alturas ya debería ser prácticamente discapacitado, pero la realidad no podría ser más distinta. La situación no podría ponerse peor, y aun así todavía puedo ir al supermercado", explica el protagonista de 'Regreso al futuro' en una entrevista a Haute Living, en la que también confiesa que, si bien sus temblores ya no son tan fuertes como antes, ahora se enfrenta de cuando en cuando a problemas para caminar y moverse.

Instagram photo by The Michael J. Fox Foundation

"Mi mayor desafío ahora es mantener el equilibrio. Puede resultar complicado porque cuando te has caído ya un par de veces a los 55, te das cuenta de que ya no tienes 25", reconoce.

Una de las nuevas técnicas que ha descubierto el actor para mitigar los síntomas del párkinson es la meditación, que le ayuda a replicar la reducción de la actividad cerebral que hace que su cuerpo no presente ninguna agitación mientras duerme.

"El único momento en el que no me muevo, ni siquiera de la manera más sutil, es cuando estoy durmiendo. Mientras duermo no tiemblo ni me muevo, si lo hago, es que estoy despierto. Lo mismo sucede cuando estoy meditando. Si lo hago bien, entonces mi actividad cerebral se ralentiza lo suficiente como para que me quede quieto", afirma Michael, que también practica boxeo con su entrenador personal.

La enfermedad tampoco ha conseguido afectar a su rol de padre de cuatro hijos, fruto de su matrimonio con Tracy Pollan, ya que los tres menores, las gemelas Aquinnah Kathleen y Schuyler Frances, que acaban de cumplir 21 años, y la menor de todos, Esmé (14), han convivido toda su vida con el párkinson, y su primogénito Sam (27) apenas tenía dos años cuando le diagnosticaron la enfermedad a su padre.

"Han crecido con esto. Es lo único que conocen, y creo que si les pidieras que me describieran, el hecho de que padezco párkinson seria la novena cosa que nombrarían".

Instagram photo by The Michael J. Fox Foundation

Por: Bang Showbiz

Publicidad