Se encuentra usted aquí

Así es la tranquila vida de Antonio Banderas y Nicole Kimpel en Inglaterra

El actor ha encontrado en la campiña inglesa la paz y el espacio que necesitaba tras abandonar Hollywood

Así es la tranquila vida de Antonio Banderas y Nicole Kimpel en Inglaterra

El actor Antonio Banderas tiene previsto quedarse en Inglaterra al menos cinco años mientras completa sus estudios de moda en la escuela Central Saint Martins de Londres. Pero su decisión no responde únicamente a motivos profesionales, también se debe en gran parte a que en ese país ha conseguido encontrar "la paz y el espacio" que tanto necesitaba después de abandonar Hollywood tras su mediático divorcio de Melanie Griffith, madre de su hija Stella del Carmen (19).

"Estuve casado durante 20 años, afincado en Estados Unidos, y por supuesto ese país me ha dado mucho. Pero los críos [en referencia a Stella y a sus hijastros, Dakota Johnson y Alexander Bauer] son mayores y ya no tengo un vínculo con ese lugar a nivel personal. Tengo una casa en Central Park, en Nueva York, pero también tengo casas en España. Y me parecía que este era el momento perfecto para regresar a Europa. Esta vuelta tenía que producirse", explica el malagueño a The Sunday Times.

Ahora el intérprete reside junto a su novia Nicole Kimpel en el pueblo de Cobham, en el condado de Surrey, en una casa que compró el año pasado por dos millones y medio de libras.

"Esta casa me da la simplicidad y la libertad que necesito en mi vida en este momento. Surrey me parece completamente mágico. Ya no soy una persona fiestera, y aquí tengo el espacio y la paz para escribir y para concentrarme en mis pensamientos. Estoy trabajando en varios guiones", reconoce Antonio.

Uno de los aspectos que más valora de su nuevo hogar es el contacto directo con la naturaleza y la amabilidad de sus vecinos.

"Voy a andar en bicicleta por el bosque y todo el mundo en Cobham, Weybridge y Esher es increíblemente amable. Y sobre todo, estoy rodeado de naturaleza. Me encanta observar a los ciervos y los zorros que se cuelan en mi jardín", añade.

Sin embargo, y aunque ella también está entusiasmada con su nueva vivienda, en ocasiones la tranquilidad del campo puede llegar a volverse agobiante para Nicole.

"Me he mudado de casa unas 26 veces, y hasta hace poco vivía en Suiza, así que estoy acostumbrada a instalarme en cualquier sitio, especialmente porque trabajo para mí misma. Aquí hay mucha tranquilidad, aunque también es más fácil volverse perezoso", matizó la novia de Antonio.

Publicidad