Se encuentra usted aquí

Cher odia mirarse al espejo y ver 'a una vieja'

La cantante reconoce que le cuesta aceptar la idea de que el tiempo pasa y que causa estragos incluso en una estrella de su talla.

Cher odia mirarse al espejo y ver 'a una vieja'

Foto: AFP

Foto: AFP

Las frecuentes visitas de Cher al cirujano plástico para intentar eludir lo inevitable, el paso del tiempo, acreditan sin necesidad de que ella lo confirme que nunca ha sabido sobrellevar el hecho de que se hace mayor. Lo que sí resulta más curioso es que, a diferencia de otras artistas maduras, la cantante y actriz de 70 años no tenga ningún reparo en confesar que detesta mirarse al espejo y verse "vieja", dándole así la espalda al movimiento que anima a las mujeres a reivindicar su edad.

"Sencillamente no sé cómo aceptarlo. En realidad no quiero aceptarlo, pero es porque no sabría cómo hacerlo. Me miro en el espejo y allí veo a una señora vieja que me devuelve la mirada. No tengo ni idea de dónde ha salido. Si tuviera que poner 70 velas en mi vela, me volaría la tapa de los sesos, ¿me comprendes?", confesó la intérprete en el programa 'The Today Show'.

La obsesión de Cher con mantenerse joven no tiene nada que ver con la vanidad que suele atormentar a las divas de su estatus, ya que en su caso no se considera una gran admiradora del personaje que ella misma ha construido a lo largo de más de cinco décadas en el mundo del espectáculo.

"Nunca he estado obsesionada con Cher. Es un personaje curioso, pero no soy una gran fan suya. Personalmente, no soy admiradora de Cher", añadió.

Independientemente de si los estragos, reales o imaginarios, que según ella el tiempo haya causado en su belleza, de lo que no cabe duda es de que Cher sigue poseyendo la misma energía arrolladora que la convirtió en una estrella en la industria de la música y del cine, y que ahora le ha llevado a preparar su regreso a los escenarios con una serie de conciertos en Las Vegas y una gira por Estados Unidos.

"No quería decirle fin a mi carrera y retirarme. No me veía capaz de renunciar a cantar, y sabía que esta era probablemente mi última oportunidad. Mi voz sigue siendo muy buena, sigo manteniéndome activa y en forma. Y aún quepo en mis trajes. Así que me dije que era ahora nunca".

 

Publicidad