Se encuentra usted aquí

Esta modelo podría haberse separado un año después del nacimiento de su hijo

El portal Page Six asegura que la modelo y su pareja, el fotógrafo Erik Asla, han optado por seguir caminos separados tras cinco años juntos y un hijo.

Foto -  AFP

Foto - - AFP

Foto - - AFP

La modelo Tyra Banks y su pareja durante los últimos cinco años, el fotógrafo Erik Asla, habrían decidido seguir caminos separados poco más de un año después del nacimiento de su primer hijo en común, el pequeño York, según apunta el portal Page Six citando a fuentes cercanas.

Pese a lo sorprendente de la noticia, ambos habrían conseguido mantener la cordialidad en un momento tan complicado para continuar educando juntos a su pequeño. De hecho, ni siquiera habrían decidido cortar sus lazos de unión en el plano profesional, aunque él sí que habría abandonado ya el hogar familiar, y Erik seguiría dispuesto a colaborar con su ahora exnovia en el reality 'America's Next Top Model' que ella presenta.

"No ha sido ningún drama y siguen ocupándose juntos de su bebé. Está previsto que él saque las fotografías de los créditos de inicio del programa", aseguran desde el mencionado medio.

Los primeros rumores sobre una posible crisis de la pareja comenzaron a circular hace un año, poco después de que la famosa maniquí reconociera que los problemas de fertilidad les pasaron factura a los dos por culpa de las traumáticas rondas de tratamientos de fecundación in vitro a las que se sometieron antes de decidir recurrir a la gestación subrogada para cumplir su sueño.

Mira también: Tyra Banks da la bienvenida a su primer hijo

"Cuando cumplí los 40, lo único de lo que me arrepentía era de no haber tenido hijos. Me di cuenta de que era algo que deseaba hacer, pero si te decides a hacerlo ya no resulta tan sencillo cuando eres mayor", reconocía ella misma.

Como madre, la modelo ha tratado de proteger en todo momento la privacidad de su 'niño milagro', pero en su momento decidió publicar una imagen suya en las redes sociales para acabar con el acoso de los paparazzi, que esperaban obtener la primera foto del pequeño.

 

Publicidad