Se encuentra usted aquí

Sharon Stone consigue otra orden de alejamiento contra su acosador

Phillip Barnes se encuentra internado en el ala psiquiátrica de un centro penitenciario luego de presentarse en la casa de la artista como quien 'había matado a Osama Bin Laden'.

Sharon Stone consigue otra orden de alejamiento contra su acosador

Foto: AFP

Foto: AFP

La actriz Sharon Stone podrá finalmente descansar tranquila después de que un juez de Los Ángeles haya decretado -como solicitó la intérprete- una nueva orden de alejamiento contra su acosador, Phillip Barnes, el cual no podrá situarse a menos de 90 metros de la artista, sus tres hijos -Roan (16), Laird (11) y Quinn (10)- su casa, su lugar de trabajo, su colegio y cualquiera de sus vehículos, según informa el portal de noticias TMZ.

Además el documento judicial, que tiene una validez de cinco años con posibilidad de ser ampliado otros cinco más cuando expire, también prohíbe a Barnes tener ningún tipo de contacto con la estrella o cualquier miembro de su familia, especialmente si su objetivo es intentar acosarles o intimidarles.

Sharon Stone lleva años sufriendo el tormento de ver comprometida su seguridad por culpa de un acosador contra el que ya consiguió una primera orden de alejamiento en 2011 -de condiciones parecidas a la actual y que expiró en 2013-, después de que Barnes se presentase en dos ocasiones en las puertas de su casa de Los Ángeles diciendo que era quien "había matado a Osama Bin Laden" y el padre de uno de los hijos de la actriz, a la que anteriormente ya le había hecho llegar una carta en la que la "prohibía" tener citas con otros hombres.

Actualmente, Phillip Barnes se encuentra internado en el ala psiquiátrica de un centro penitenciario, desde donde ha continuado enviando cartas a la intérprete a lo largo de estos últimos cinco años. En una de las misivas afirmaba tener "11 esposas y 18 hijos" y quería que Sharon se sentase con ellos a cenar. En otra, de diciembre de 2014, le pedía a la artista que le enviase "dos bolsas de Crown Royal [una marca de whisky cuya botella viene empaquetada en una bolsa morada] llenas de diamantes, dos placas de la CIA, 20 mil millones de dólares en bonos del tesoro público y el silenciador de su pistola".

En uno de sus últimos mensajes a la actriz, Barnes le comentó que estaba siendo reevaluado y que podría ser puesto en libertad en los próximos cuatro meses, lo que inquietó profundamente a Sharon y la llevó a acudir de nuevo al tribunal para pedir asistencia judicial.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad