Se encuentra usted aquí

Integrante de Black Eyed Peas habla del cáncer que le cambió la vida

Un dolor de espalda fue la señal para que Jimmy Gómez, conocido como "Taboo", notara que algo andaba mal con su salud.

Integrante de Black Eyed Peas habla del cáncer que le cambió la vida

Foto: AFP

Foto: AFP

En 2014 le diagnosticaron cáncer testicular, una enfermedad que sobrellevó con quimioterapia.

Más de 80 premios, incluyendo seis Grammy, casi una decena de canciones en los primeros lugares y más de 130 millones de álbumes y sencillos vendidos, entres discos y descargas, sirvieron de poco ante la cruda realidad del cáncer.

"Mi vida pasó frente a mis ojos, pensé en mis hijos, mi esposa. Nada te prepara para ese shock de que alguien te diga que tienes la enfermedad", dice a la AFP el músico de 42 años.

Hoy, con el mal en remisión, "Taboo" es embajador de la Sociedad Estadounidense del Cáncer, desde donde promueve una cultura de prevención y educación, además de buscar recaudar fondos para luchar contra el padecimiento que es la segunda causa de muerte a nivel mundial.

El intérprete, junto a su agrupación, de éxitos como "I gotta feeling", "Where's the love" o "Meet me halfway", participa en la Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer en Ciudad de México, el 14 y 15 de noviembre, dando testimonio de este difícil trance.

Mira también: Pau Dones, líder de Jarabe de Palo cayó en La Red y habló del cáncer que parece

¿Qué tipo de tratamiento tuvo?

"Me dijeron que tenía que ir a cirugía para que retiraran mi testículo derecho. Se estaba esparciendo a un ritmo rápido y me dijeron: 'Si no vas a quimioterapia se esparcirá a tus pulmones y hacia tu cerebro y morirás'. Así que tuve quimioterapia por 12 semanas, seis horas al día, cinco días a la semana. Siempre comparo la quimioterapia a la guerra, la tortura y una pesadilla. Nunca he ido a la guerra pero internamente cuando destruyen todo lo que está bien para matar eso que está mal me marcó psicológicamente, emocionalmente".

¿Qué le dio la fuerza para sobrellevar el tratamiento?

"Diría que mi esposa e hijos me dieron fuerza porque tenía que vivir para ellos. Mi instinto guerrero entró y me dije: 'No voy a permitir que el cáncer me venza'. Me sentí como que era yo contra el mundo, estaba solo en la quimioterapia pese a que había gente en el cuarto".

¿Cómo decidió convertirse en embajador en la lucha contra el cáncer?

"Primero mi pelea fue en una cama con la quimioterapia, ahora estoy en la línea de fuego para hablar de la prevención, para que la gente se revise, hablándole a los jóvenes, usar mi testimonio para hablarle a la gente para educarlos e informarlos".

¿Qué le diría a la gente que recibe esta noticia de que tiene cáncer?

"La gente cree que está sola en la pelea pero no es así. Hay millones de personas que conocen a alguien o están en la lucha. Tienes que tener empatía porque nadie sabe lo que es tener cáncer a menos que pase por ahí".

Por: AFP

Publicidad