Se encuentra usted aquí

Alejo le confiesa a Elizabeth la razón por la que la dejó plantada en el altar

Después de pasarse de tragos en el retiro espiritual, el cachaco no aguantó las ganas de llamar a su amada para hablar sobre la causa de su separación.

A pesar de su esfuerzo por mantenerse alejado de Elizabeth, Alejo sucumbió ante el licor y después de embriagarse decidió llamarla y confesarle por qué la dejó plantada en el altar el día de su boda: salvarla de ir a la cárcel. La costeña también estaba bajo los efectos del alcohol y no entendió nada de lo que él le decía.

Al día siguiente ninguno de los recordó lo sucedido, pero lo cierto es que cada palabra que dijeron les salió del corazón.

Publicidad