Se encuentra usted aquí

Matthew Perry confiesa que agredió físicamente al primer ministro canadiense

El protagonista de la serie 'Friends' admite que él y sus amigos se comportaron como auténticos matones durante sus años escolares.

Matthew Perry confiesa que agredió físicamente al primer ministro canadiense

Aunque su carisma y encanto natural le han convertido rápidamente en uno de los líderes políticos más respetados y admirados del mundo, lo cierto es que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, tuvo que lidiar durante buena parte de su infancia con algún que otro lamentable ataque procedente de aquellos chicos que veían en él un blanco fácil del que poder aprovecharse para hacer gala de su supuesta superioridad, siendo uno de ellos nada menos que el actor Matthew Perry, conocido por su papel de Chandler Bing en 'Friends', con quien coincidió unos años en el mismo colegio de educación primaria.

"Tengo una historia que contarte, de la que no estoy precisamente orgulloso. Mi amigo Chris Murray y yo estudiamos unos años en Canadá, y hace poco me recordaba que en una ocasión le pegamos una buena paliza a Justin Trudeau. Los dos le dimos bastante fuerte", confesó el intérprete a su paso por el programa de televisión de Jimmy Kimmel, antes de admitir que la situación de acoso a la que tenían sometido al pobre Trudeau se explicaba únicamente con la profunda envidia que sentían hacia él.

"Creo que era porque a él se le daba muy bien un deporte en el que nosotros no éramos precisamente buenos. Sé que fue por pura envidia, estábamos celosos de él y decidimos pegarle. En ese momento su padre [Pierre Trudeau] era primer ministro, pero no la tomamos con él por eso. La verdad es que era el único chico más débil que nosotros en la escuela y por eso lo hicimos", reveló profundamente arrepentido.

Tanto es así, que el extrovertido intérprete estadounidense no ha dudado en utilizar el altavoz que le proporciona el medio televisivo para pedir públicamente disculpas al actual mandatario canadiense y, sobre todo, para elogiarle efusivamente por la forma en que fue capaz de superar las adversidades y sentar las bases para un futuro tan exitoso como el que vive a día de hoy.

"Quiero dejar claro que no estoy alardeando de lo que hice, de hecho me siento terrible por lo que pasó. Yo era un chico estúpido y la verdad es que no tenía por qué haberle pegado. Pero creo que en el fondo este tipo de episodios le sirvieron para perseguir sus objetivos con mayor determinación y apuntar tan alto, hasta el punto de convertirse en primer ministro", expresó en la misma conversación, justo antes de reconocer que no ha vuelto a ponerse en contacto con Trudeau desde entonces: "No, estoy demasiado abochornado por lo que hice. Prefiero no volver a pensar en ello".

Por Bang Showbiz

Publicidad