Se encuentra usted aquí

Céline Dion lamenta no poder ir de compras como cualquier persona normal

La diva del pop no se acostumbra a los inconvenientes de la fama pese a llevar más de dos décadas de exitosa carrera profesional.

Céline Dion lamenta no poder ir de compras como cualquier persona normal

Foto: AFP

Foto: AFP

La cantante Céline Dion puede presumir de haber llegado a lo más alto del mundo de la música y de haberse convertido en uno de los grandes referentes de la industria discográfica, pero lo cierto es que ahora confiesa que le encantaría poder ir de compras sin llamar la atención, algo que ni siquiera pudo hacer antes de convertirse en el icono que es hoy.

"Nunca he podido ir a ver escaparates como una persona normal. No soy yo la que quiere ir a una tienda cerrada y que la abran exclusivamente a mí, por mucho que me gusten las compras. Nunca he podido ir de compras. Incluso cuando tenía 11 años, a lo que me dedicaba era a cantar en la mesa de la cocina para mis hermanos", confesó al diario Las Vegas Review la pequeña de 14 hermanos sobre su sueño frustrado.

De hecho, la artista no puede cultivar tanto como quisiera su pasión por la moda debido al excesivo cariño que le dedican sus fans siempre que intenta actuar como esa "persona normal" que le gustaría ser.

"Me encanta la moda, obviamente. Estoy al tanto de ella pero no es fácil para mí ir a ver escaparates. No existe esa opción para mí. Pero tengo una relación muy buena con mis seguidores, ahora más que nunca. La gente me ha mostrado mucha compasión desde que René [Angélil] murió, y yo siempre me he expresado como un libro abierto", comentó la cantante sobre el vínculo que mantiene con su base de fans y sobre la muerte de su esposo en enero de 2016 tras perder su larga batalla contra el cáncer.

El entusiasmo que despierta la canadiense entre sus seguidores le ha ocasionado más de un susto, especialmente cuando en Japón intentó pasar por una turista más y acabó corriendo para proteger su vida.

"Una vez estaba en Japón de compras, ya que pensamos que no habría problema, pero me estaban siguiendo. Me di la vuelta y tuvieron que separarme de la multitud. Incluso tuve que correr por el pánico que se generó. La gente empezó a agolparse, yo corrí por la acera, y tuve que entrar por la ventanilla al coche. Había unas 300 o 400 personas sacudiendo el coche. Me habían reconocido, y pensé 'Dios Mío'. Era como si los Beatles estuvieran todavía vivos. No lo digo de forma pretenciosa, pero nunca pensé que algo así podría pasarme", reveló.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad