Se encuentra usted aquí

Dos chistes para no parar de reír

¿Cuál es el colmo de un vidriero?
Que su negocio quiebre.
Hola, ¿cómo te llamas?
María de Los Ángeles y tú
Daniel de Nueva York.

Publicidad