Se encuentra usted aquí

Ben Affleck y Jennifer Garner 'no tienen afán' por divorciarse

Los dos actores no planean formalizar su divorcio de manera inmediata.

ben-950.jpg

 

Los actores Ben Affleck y Jennifer Garner no tienen "ninguna prisa" por formalizar legalmente el final de su matrimonio -fruto del cual tienen a sus hijos Violet (9), Seraphina (6) y Samuel (3)- tras anunciar su separación el pasado mes de junio.

"Ella está terminando de rodar una película, así que ninguno de los dos se ha puesto en plan: 'Vale, vamos a hacerlo ahora' porque los dos piensan: 'Esto está sucediendo y todavía estamos viendo cómo evoluciona'. No creo que hayan hablado del tema. Ahora mismo se están concentrando en ser una familia", aseguró una fuente a la revista People.

Como su hogar familiar está en proceso de ser reformado, la ya expareja tiene previsto mudarse a una nueva vivienda junto a sus hijos una vez Jennifer concluya el rodaje de la cinta 'Miracles From Heaven' en Georgia, Estados Unidos, para lo que se estarían planteando alquilar la mansión que la actriz Brooke Shields posee en Los Ángeles. Ni Jennifer ni Ben -que tiene previsto mudarse a una vivienda aparte dentro de la mansión familiar una vez finalicen las reformas- tienen ganas de vivir en una "zona en obras" y por eso tomaron la decisión de buscar un alojamiento alternativo juntos.

"Ben permanecerá junto a su familia en esta nueva casa", asegura una fuente al periódico New York Post.

Brooke Shields y su marido, Chris Henchy, decidieron alquilar su vivienda de cinco habitaciones y cinco baños -que se encuentra a escasa distancia de la de Ben y Jennifer- el pasado junio por un precio de 30.000 dólares al mes porque el matrimonio pasa la mayor parte de su tiempo en Nueva York.

La decisión de Ben y Jennifer de residir bajo el mismo techo sigue la misma línea que han mantenido hasta ahora tras su separación, intentando mantener la unidad familiar por el bien de sus pequeños.

"Los dos intentan proyectar una imagen de felicidad y no dejar entrever su frustración o su enfado. Delante de los niños intentan parecer una familia feliz. Quieren que las vidas de sus hijos estén llenas de amor y quieren asegurarse de que saben que cuentan con dos padres que les quieren muchísimo", explicaba un informante a Us Weekly.

 

Publicidad