Se encuentra usted aquí

Bruce Jenner sufre un accidente de coche en el desierto mexicano

La estrella televisiva y su hijo Burt salieron ilesos tras estrellar su vehículo en una zanja durante la carrera Baja 1000

Bruce Jenner sufre un accidente de coche en el desierto mexicano

La estrella televisiva Bruce Jenner y su hijo Burt -fruto de su matrimonio con Chrystie Crownover- han tenido suerte al salir ilesos de la brutal carrera Baja 1000 celebrada en el desierto mexicano el pasado jueves después de que el motor de su vehículo fallara e hiciera que acabaran estrellándose en una zanja, un accidente cuyas únicas consecuencias han sido una serie de cortes y contusiones, aunque en el caso de Burt fue necesario ponerle una vía intravenosa.

"Bueno, no quiero decir que la carrera no fuera tal y como planeamos, porque fue así. Nos lo pasamos de maravilla, aprendimos mucho sobre Baja, hicimos un montón de nuevos amigos que recordaré toda la vida, no volcamos el todoterreno (aunque nos salimos de la pista dos veces) y llegamos a casa sanos", anunció Burt en su cuenta de Instagram.

El hijo mayor de Bruce también quiso mandar a través de las redes sociales un mensaje de agradecimiento a las personas que le ayudaron a reparar su vehículo valorado en un millón de dólares (800.000 euros) después de su accidente para intentar concluir la carrera.

"En esta foto están el grupo de personas que nos ayudaron en medio del desierto cuando rompimos el todoterreno. Nos ofrecieron pizza, cerveza y radios. En este momento, después de horas en el desierto, mi padre y yo estábamos muertos de hambre y de sed, y necesitábamos una señal radiofónica para informar que nuestra carrera había terminado. Ellos nos ayudaron a resolver nuestros problemas y hacer que la vida fuera buena de nuevo", escribió el joven.

Según informó el portal TMZ, padre e hijo tuvieron que esperar unas horas para volver a la carretera después del violento choque que sufrieron en la milla 170 (kilómetro 273), que finalmente les obligó a retirarse de la competición al haber perdido ya demasiado tiempo.

Varios pilotos y espectadores han muerto en ediciones anteriores de este evento mundial, en el que cuesta al menos 125.000 dólares (100.000 euros) participar, además de los 500.000 dólares (400.000 euros) en los que está valorado cada camión.

Publicidad